Sexopia Cap 34 por Elizabeth Thor

Capitulo 34

images

El joven desconocido de pelo castaño bastante corto, con los ojos bastante dolidos y llenos de lágrimas por a ver soportado el spray en toda la cara. Se notaba por su chaqueta que era uno de los jugadores de beisbol del colegio, un deporte bastante minoritario ya que el baloncesto era la estrella gracias a Steve Tyler. El chico condujo al pequeño grupo hacia una zona escondida por matorrales, Nick dejo con mucho cuidado al chico en el suelo:

-Joder eso me pasa por querer ayudar a alguien, mis ojos como me escuecen…..

Helen se acercó a él y le miro a los ojos, veía como no podía dejar de llorar y como las tenias totalmente coloradas:

-Cómo te llamas yo soy Helen, la rubia es Alyssa y el chico es Nick.

-Me llamo Ed Simmons, soy jugador del equipo de beisbol-Dijo Ed.

-Beisbol no sabía que el colegio tuviera un equipo-Dijo Nick.

Ed negó con la cabeza al escucharlo, estaba tan cansado de escuchar eso:

-Si gracias al baloncesto y a Steve Tyler nadie sabe que hay un equipo de beisbol.

Alyssa cogió un pañuelo de su bolso y se lo paso a Helen para que le limpiara los ojos:

-Lo siento, pero me asustaste bastante, soy de ciudad siempre tengo la mano en mi spray de pimienta-Dijo Alyssa.

Helen comenzó a limpiarle los ojos con bastante mimo a la persona que les quiso salvarles la vida a los tres:

-Tranquilo no creo que tengas que preocuparte de Steve nunca mas…

Ed volvió a recuperar la visión lentamente y vio al reducido grupo que había podido esconder, sinceramente lo hizo para ganarse algunos puntos con la chica de ciudad pero hubo algo que no contaba en todo esto. La chica que tenía delante de él y que se preocupaba por sus enrojecidos ojos era tan encantadora, que hizo que se escuchara un redoble en su corazón. Lentamente él le cogió la mano y sonrió:

-Gracias Helen-Dijo Ed.

El sonido de las sirenas se alejaron poco a poco, eso hizo que los chicos se tranquilizaran. Al salir de su escondite pudo ver que todo estaba desolado gracias a la llegada de la policía, Ed metió sus manos en los bolsillos rebuscando las llaves de su coche:

-Si queréis os acerco a vuestras casas-Dijo Ed.

Cuando andaban hacia el coche de Ed Alyssa comenzó hablar con Nick:

-Bueno ya conozco a Walter, no sabía que salía con tu hermana……..algún día me la podrías presentar, creo que nos haríamos buenas migas.

Nick se quedó pensativo al escucharla, no había ni pensado que Érica se había convertido en la novia de Walter. Había sacado totalmente todo de contexto, no quería ser ni siquiera su amigo o amiga. Pero quien le decía que no a ese saco de músculos:

-Cuando comiencen las clases conocerás a Érica, quieres hacer más amigas? Conoces a Rachel y Chin-Fu con ellas nunca te aburres.

Ed con su coche fue dejando a los chicos en sus casas, el primero en bajar fue Nick. El chico al entrar en su casa cogió el teléfono y lo miro por unos segundos, se quedó pensativo, podría llamar a Walter para intentar que se mentalizara que Érica no quería nada con él. Pero también estaba la otra cara de la moneda, si la chica le dice que no quiere nada con el seguro que le daría una paliza por rabia contenida. Será mejor aguantarle como un asqueroso pesado hasta que encuentre la manera de decírselo. En el viaje para dejar a Alyssa en casa esta no cesaba de hablar de lo bonito que era la ciudad intentando que Ed se diera cuenta que existía, para ella era demasiado tiempo sin hablar de ella y de lo guay que era. Ella suspiro y poso sus manos en los hombros de Helen que iba de copiloto y le susurro algo al oído.

-Pasara lo que pasara esta noche, me lo pase muy bien………tuve que salir de la ciudad para saber que hay gente buena y sobre todo una amiga como tu Helen.

El coche se paró y Alyssa se bajó despidiéndose de todos. Al entrar en casa lo hizo con mucho cuidado y en silencio intentando no hacer nada de ruido, subió a su cuarto y antes de irse a dormir reviso las páginas que seguía por internet. Se paró delante de una que se llamaba “mi vida en Nueva York” cogió un blog de notas y comenzó a apuntar lo que ponía intentando memorizar lo que ponía.

Helen seguía en silencio viendo la zona iluminada por los faros del coche de Ed, el chico no sabía cómo romper el hielo ya que la dulzura de la chica le había llegado al corazón. Cuando comenzó a limpiarle los ojos con el pañuelo él se iba enamorando de esos ojos cristalinos y tan bellos de Helen. Se paró el coche delante de la casa de Helen y Ed trago saliva antes de hablar con la chica:

-Nos hemos salvados de una buena no crees Helen.

Helen sonrió y miro al chico a los ojos enrojecidos, en el fondo le había sentido fatal que Alyssa le echara el spray en los ojos.

-Ven mañana a la cafetería y te invitare a un café, me sabe mal lo que te hizo Alyssa ya que nos has salvado el pellejo-Dijo Helen.

Un nuevo día para comenzar a olvidar lo que pasó la noche anterior, quien diría que la policía estuvo en el lago para detener algunos jovencitos con cervezas y algunos porros. Al final hubo algunos detenidos pero la mitad de los implicados consiguieron escapar, Helen y sus amigos tuvieron suerte escapar.

Helen llego a la cafetería y vio a Alyssa con una esponja limpiando la ventana de la cafetería, la chica se quedó con la boca abierta ya había comenzado la venganza de las catetas religiosas “Helen es una pecadora que ira al infierno” esas palabras lo querían decir todo. Alyssa vio a su amiga y sonrió:

-Bueno esto es mejor que una cruz ardiendo o algo peor no crees que Helen.

Helen ayudo a su amiga a limpiar el cristal, mientras limpiaban pudieron ver en la barra del bar a Ed que parecía que estaba esperando ver a su amiga. Helen se sorprendió al verle y casi no se atrevió entrar a hablar con él, sintió  el golpe de la esponja en toda la cabeza se giró y vio que fue su compañera le miraba con una sonrisa en los labios, algo picara al ver que su amiga estaba muerta de vergüenza por ver a Ed.

-Venga cariño el jugador de beisbol espera ver a la camarera, si esto no termina como oficial y caballero creo que me dará algo…………entra ya-Dijo Alyssa.

Helen entro en la cafetería y cuando Ed la miro ella le saludo con una sonrisa en los labios, estaba muerta de vergüenza ya que no pensaba que el chico viniera a la cafetería para verla, para tomar ese café. Cogió una taza de café y lo lleno para su amigo, pudo ver que llevaba puestas las gafas de sol para esconder sus ojos enrojecidos, Helen le miro a los ojos y le quito las gafas lentamente y le miro con una mirada comprensiva.

-Siento tanto lo que te paso Ed, Alyssa es como una jirafa en una granja………..las chicas de ciudad jamás se adaptan.

Ed le dio un trago al café:

-Con amigas como tu seguro que conseguirá adaptarse, la mejor camarera del mundo.

Helen negó con la cabeza al escucharle:

-No es mi sueño ser camarera, solo quiero ser

Los dos chicos se miraron a los ojos y a la vez dijeron la misma palabra “Actriz”, Helen se quedó sorprendida al escucharle, como puede ser que él lo sabía.

Esto puede interesarte también

Deja un comentario