Soñando con un Ruiseñor por Fran Rubio

SOÑANDO CON UN RUISEÑOR.

Mis pobres rodillas…no se si ya lo soportaran, pero lo hacemos, corremos hacia ese árbol, ¿lo ves?.
Está en el centro del valle, es simplemente majestuoso, creo que es un roble milenario.
Las gentes del lugar dicen que lo guarda un deva sagrado y que bajo él y su fresca sombra sólo hay paz y dicen también que allí las amapolas son más rojas y mas suaves que en ningún otro lugar, pero eso tú ya lo sabías verdad?,
Y a su lado, casi acariciando sus raíces hay un arroyo de agua muy clara, que allí parece que duerma , como su bella amante, entre solo un murmullo y que cuando la luz llega, brilla como un llavero de soles.
Tengo ganas de refrescar los pies allí, te apuntas?, aunque seguro que andará algo fria, no debemos tenerlos demasiado tiempo dentro.
Después, después simplemente escucháremos el silbar del aire entre sus hojas. Dicen también que cuando suena fuerte no es el aire, si no las hadas y los elfos que cantan la llegada de la luna y el tiempo para sus bailes de alas finas y su luz de plata, ¿no los ves?
Ya estamos cerca, apenas cuatro brincos más y habremos llegado, pero cuidado!!!, debemos acercarnos en silencio si queremos ver al ruiseñor, dicen que viéndolo a él también se ve la sombra.
Sería emocionante verdad?,. ver al ruiseñor de un Dios.
Tal vez ahí , bajo el viejo roble todo se detenga, y el tiempo no sea tiempo, y sus arenas no bajen ni suban deshaciendo minutos, tal vez solo se necesite el corazón de un niño para detener cualquier tempestad, tan sólo una lágrima de alma para que un llanto sea sólo arco iris de color…
Tal vez solo cerrar los ojos para que el universo sea en la palma de una mano, donde las estrellas sean nenúfares brillantes que flotan en la inmensidad de una risa.
Riamos, hagamoslo desternilladamente, hasta que la barriga nos duela, hasta rodar por la hierba bajo el roble.
Y entonces seremos como las amapolas rojas, bellas y delicadas chispas de un dios que mira bajo el canto de su ruiseñor.
Fran Rubio Varela.©Junio 2018.

 

Esto puede interesarte también

Deja un comentario