Sueños acelerados por Gelo Fernández de la Regueira

Tu lugar está en las pistas de duro asfalto

Bajo ese cielo azul de metacrilato

Luchando a muerte con veintidós rivales

Por conquistar, del mundo, el campeonato

 

Es deseo innato de estos pilotos leales

Que en la pista nos muestran sus cualidades,

Cuando el semáforo se pone en verde

Comienza una nueva lucha de titanes

 

Vitales sentimientos que no ennegrecen

Almas veloces cual viento de poniente

Que rompen el sonido de un martillazo

Más rápidos que algunos cuerpos celestes

 

Entretienen al público más entregado

Alegran a sus compañeros del Paddock

Que divisan la posición de los coches

de los rivales que te están acechando

 

Diseñando una estrategia desde boxes

aumentando la potencia en los motores

Los controles de neumáticos y frenos

Marcando el ritmo y consiguiendo la pole

 

A tope saliendo desde el primer puesto

El controlador casi marca trescientos,

Movimientos en trazadas del circuito,

Rápido cual rayo, veloz como el viento.

 

Con tantas victorias que este año has conseguido

Tras tantas carreras, tantos premios e hitos,

Tantas vueltas rápidas o tantos podios,

Pasas de ser legendario a ser un mito,

 

Te haces digno de alabanzas y elogios

Pese a que otros puedan sentir celos u odio,

Episodios de grandeza que mezclan llantos

Tantos años que escribo en este folio

 

Tantas hazañas sacadas de un relato

Jinete de cuadrigas de este anfiteatro

Donde te admira gente de todo el mundo

Hasta conseguir llegar a lo más alto

 

Sin despertar de este sueño tan profundo

Sin que importe el sitio del que eres oriundo

están a un paso el campeonato; la gloria

Y la diferencia es cuestión de segundos

Milésimas determinan la victoria

Tu distancia con los demás, irrisoria,

Notoria fuerza, con la que alzas tu mano,

Porque has pasado a ser parte de la historia

 

Por calles estrechas, como en Montecarlo,

Contrario a las agujas, como Interlagos,

O en Singapur, en un circuito de noche,

O en la pista de Bélgica, el más largo,

 

Derroche de emociones inimaginables

Al ponerte el mono de rojo diamante

rugel motor del “cabalino rampante”

Insignia de campeones impresionantes

 

Traje de superman para un aspirante

El Que se ve en la cima sin pensar que antes

Le espera un recorrido largo e incesante

Hasta ser, del mundo, el campeón flamante

 

Los sueños de tus rivales das al traste

Sin mirar atrás, siguiendo hacia delante,

Sin cansarte, como un caballero andante,

Lo consigues todo al mando de un volante

 

Ganador concurso 2013 YouAreWriter categoría de Poemas

Esto puede interesarte también

Deja un comentario