Ahora silbaba el viento por Fran Rubio Varela

Resiste resiste… ¿no has visto tus días detrás de ti? Ellos siempre caminan detras, sin sombras pero con memoria y te detienes cerrando los ojos, el ruido ataca tus oídos, como deseas que te acaricie el silencio. Añoras un poco de paz roto ya por la carrera, y el público ya no aplude, y la música ya no es dulce, ¡Que calvario amar al violin roto! Sus dulzuras velaron los océanos de muchas desdichas, pero sus acordes ya han roto contra la roca. Maestro orgulloso de sonrisa siniestra, y sin embargo llega un tiempo en que se le ama con el alma. Y es que dónde ya no reina el deseo dónde sólo queda lucir sin la mascara ¿quien desea al sol de su quebrada? Siempre quiso librar a su corazón del vértigo de sentir, siempre en la sombra de su guarida guardada por gigantes de pétreos semblante. Sus rodillas no rozaron la hierba y ahora sacuden el barro y en su pecho la piedra agrietada cae entre jirones de despecho. ¿Como esto a él? si su trono era de oro… Si ahora silba el viento las hojas caerán silenciosas y tediosas entre la risa de lo irremediable. Ahora llora […]

Seguir leyendo

La historia perfecta por Ana Centellas

LA HISTORIA PERFECTA Te despediste de mí y juraste que volverías. Desde la ventana, semioculta tras la vaporosa cortina que intentaba proteger la intimidad del que fue nuestro dormitorio, te vi alejarte caminando por nuestra calle. Aún no había amanecido por completo y una densa niebla cubría nuestro barrio en aquella desafortunada mañana del mes de enero. Con una mochila colgada al hombro como único equipaje, tus pasos se fueron arrastrando con lentitud hasta adentrarse en la penumbra que derramaba la fría bruma. Cuando quise darme cuenta te había perdido de vista y nunca supe si fue debido a la niebla o a las lágrimas que empezaban a empañar mis ojos. Juntos habíamos escrito una historia que quizás no fuese perfecta, pero era la nuestra y, para mí, la mejor que hubiese podido imaginar, porque la habíamos escrito entre los dos. Nada más me importaba que no fuese estar a tu lado. Nunca quise vivir en un cuento de hadas ni evitar todas las preocupaciones que pudiésemos llegar a tener, porque siempre presentí que a tu lado, los dos juntos, podríamos con todo. Me sentía invencible y esa sensación era maravillosa. Invencible, feliz y, sobre todo, enamorada. Siempre pensé que […]

Seguir leyendo

El brillo de una mirada por Fran Rubio Varela

  Canturrea cansado, eso le permite mantenerse despierto, aunque hoy la noche no da para mucho mas que eso, cantar sin ganas.La negrura de la noche le rodea, mira cansado en la distancia unas luces, apenas si se distinguen pero él las conoce bien.Mira la luna como otras tantas noches, la luna llena nunca le trae suerte, el lo sabe desde hace mucho.¿Porque esta noche iba a ser diferente? Un suspiro se escapa por su boca, en silencio maldice su suerte, vuelve a mirar a la luna, a veces piensa que ella le odia, sera porque nunca quiso creer en su influjo.Por lo menos hoy esta en calma.Muchas veces mientras espera, la piensa, su dulce María.Antes los ojos de su dulce María brillaban y los suyos tambien, cuando aterrizaban juntos sobre una risa tonta. Ahora él se daba cuenta, aunque ella lo callaba, el desencanto en su mirada, seguía siendo su dulce María, pero ese brillo ya no era el mismo, rutina, espera y sueño… se estaba muriendo en su vida.Tal vez hubiera tenido que prometerle la luna y haberse vendido al diablo…tal vez. Pero nunca pensó que hiciera falta, él solo quería una vida tranquila junto a ella , […]

Seguir leyendo

Vientos del corazón por Fran Rubio Varela

Rezaba el viento con la primera hoja de otoño. Verte era mirar al sol… Dormía la marisma con su primer reflejo de luna. Verte era soñar al ruiseñor… La cima blanca de nieve lejana donde el grito nunca acaba. Verte era rocío de mañana… Vestido de gasas blancas sereno el cielo azul. Verte era promesa… Una onda camina, espejos de agua de cristal. Verte era el misterio… Polvo seco pasos lentos, mojados de barro. Verte era cualquier distancia… Abanicos coloreando aire, sombras de media tarde. Verte era espera paciente… Ojos que miran de la nada ensimismados. Verte era fuente y arroyo… Sudor de frente arrugas y piel transparente. Verte era destino… Fuegos consumiendo sombras, aire que nace. Verte era saber… Tormento, gloria despertar, sentir sin respirar. Verte era el suspiro… Ruido, silencio, hermanos inquebrantables. Verte era ser.

Seguir leyendo

Amor sombrío por Fran Rubio Varela

Caricias muertas son la memoria, arrancan la siembra de un tiempo maldito, que no es ya ni pan ni trigo. Pensadme decía!! Que fuí deseado y altanero cuando fuí futuro mas ahora que yazco aquí en la mugre del cajón guardado, no soy nada, ni soy viajero. Sólo un olvido sin brillo ni oro, sólo arrugas de alguna mirada, sólo el abrazo de algún consuelo. Amargura muerta y gloria perdida, renqueante sin piernas pasé a presente, que corta esa existencia un parpadeo inconsciente, y ahora soy cebo de letras guardadas de tinta en papeles viejos de sueños que ya marcharon y siempre a tu espalda tras la sombra de tu sombra.

Seguir leyendo

Lección de vida por Sara Ramirez

Si de la vida algo aprendemos, bien al principio, bien al final, es que lo importante es “Ser feliz”. Ser feliz, contigo mismo, con el mundo, disfrtutar del día a día, de hoy. Y reír, reír sin parar; alegrar a los demás. Dibujar sonrisas en los rostros, sonrisas sinceras y nada más. Y amar, amar sin fin; querer a los demás. Porque si de la vida hay que aprender, bine en juventud, bien en vejez, es a no valorar en cantidad lo material. “Tempus Fugit” solían decir los clásicos; disfruta el hoy, el ahora; sé feliz. El destino es un vaivén que viene y va. “Hakuna Matata”, sin el pasado olvidar; de él aprender para el hoy valorar. Nuestras raíces no se pueden modificar. Porque si la vida algo se aprende, bien al nacer, bien en las agonías, es a ser feliz contigo y con los demás.

Seguir leyendo

DESPEDIDA por Ana Gutiérrez Expósito

Algún día, con el ondear de mi cabello y mientras miramos al horizonte hallando sin buscar, encontraremos una razón que sea suficiente para dejar de echarnos de menos y entender que sólo hay una manera única de amar: dejar que, por separado, igual que los pájaros, surquemos otros cielos para dar tregua a la libertad Sabes que fuimos como las olas que un día vienen y al instante se van. O como el viento que hoy nos mece y mañana se olvida de volar Ambos sabíamos que en algún momento, tendríamos que devolver nuestras cartas al mar, para que quiénes se quieran de verdad las encuentren y cuenten el secreto de que, por siempre, repetiríamos la misma historia una y otra vez más.. (Ana GE Robles ©)

Seguir leyendo

“Sólo una palabra” por Sara Ramírez

Porque, al final, todo se resume al “AMOR”. Esa palabra de cuatro letras tan compleja, esa palabra o ¿más que palabra? Esa sensación, esa emoción, ese…, ese sentimiento tan indescriptible, tan, mediante palabras, indefinible. “Amor”, algo tan difícil de explicar. No sólo difícil de explicar, hasta siendo complicado de expresar, porque su expresión no se puede comprender, no forma parte de la humana razón, no forma parte de una explicación. “Amor”, ¿pero qué es el amor? ¿Entre dos personas? ¿Entre dos hermanos? ¿Entre amigos? ¿Entre desconocidos? E incluso…, ¿hacia uno mismo? Cada cual responde, cada cual medita, y, cada uno, interpreta; porque al final de la vida, al final del camino, descubrimos que “todo”, todo se resume en “AMOR”.

Seguir leyendo

Tu eterno recordar por Maria H.L.

Tu eterno recordar Asfalto, miles de veces rodado, en cientos de ocasiones extraordinarias de la vida. Su ruta ascendente te conduce a insospechados parajes, desconocidos por aquellos que no fueron elegidos para sentir su esplendor. Rincones que te proporcionan emociones inefables que se desprenden de las raíces de la tierra, de sus entrañas con las que te hermanas. Tanto fulgor cala en mi ser y ahí se instala hasta su deportación a mundos más monótonos .Mi vergel resplandece en el día y en la noche .Mi mirada, mi piel y respiración se confunden con él, cuando nos encontramos en un eufórico y emocionante baño de aromas y colores. La luna que platea en sus noches de plenitud todo cuanto alcanza a la vista y Venus creando en el firmamento un halo de ilusión en los corazones que lo contemplan. Trotando con pasos lentos y placenteros te dejas rociar por toda la magia y la calma que la burbuja milagrosa te invita a sentir. Todo a tu alrededor se torna excitante por algo en el ambiente que decrece la acepción del vocablo belleza … Mientras te sumerges en el aroma de este nirvana, sueñas despierto y no quieres cerrar los párpados […]

Seguir leyendo