Un rostro azul por Asilo Oscuro

Era la tercera taza de café. El cielo nublado parecía decirme que tal vez no vendría. Añoraba ese sabor a nicotina con la que muchas veces satisfice mi ansiedad, pero ya eran muchos años los que la había dejado atrás. El encuentro había sido un pacto casi secreto. Volví a revisar mi reloj y los minutos parecían eones pues las manecillas solo habían recorrido unos cuantos radios. Respiré hondo y con lo poco que me había quedado de dignidad comencé a levantarme. En ese instante, el mesero se acercó diciéndome: Le envían esta copa de whisky, señor. Extrañado, pregunté quién había sido y señalándome a una bella rubia me explicó que llevaba rato indagando sobre lo que estaba bebiendo pero que había pensado que necesitaba otra cosa. Me acerqué mirándola fijamente, mientras tomaba un sorbo.  Tenía una largas y bien torneadas piernas, un voluptuoso busto y una sonrisa pícara que le hacía una maravillosa oportunidad. Sin ningún tipo de explicación estábamos en una habitación de hotel, desnudos y empapados de sudor. Era maravillosa y su exquisito aroma me atrapaba para continuar con otro orgasmo embrujador. De repente, como una visión, vi cómo su rostro se ponía azul y mis manos […]

Seguir leyendo

La historia perfecta por Ana Centellas

LA HISTORIA PERFECTA Te despediste de mí y juraste que volverías. Desde la ventana, semioculta tras la vaporosa cortina que intentaba proteger la intimidad del que fue nuestro dormitorio, te vi alejarte caminando por nuestra calle. Aún no había amanecido por completo y una densa niebla cubría nuestro barrio en aquella desafortunada mañana del mes de enero. Con una mochila colgada al hombro como único equipaje, tus pasos se fueron arrastrando con lentitud hasta adentrarse en la penumbra que derramaba la fría bruma. Cuando quise darme cuenta te había perdido de vista y nunca supe si fue debido a la niebla o a las lágrimas que empezaban a empañar mis ojos. Juntos habíamos escrito una historia que quizás no fuese perfecta, pero era la nuestra y, para mí, la mejor que hubiese podido imaginar, porque la habíamos escrito entre los dos. Nada más me importaba que no fuese estar a tu lado. Nunca quise vivir en un cuento de hadas ni evitar todas las preocupaciones que pudiésemos llegar a tener, porque siempre presentí que a tu lado, los dos juntos, podríamos con todo. Me sentía invencible y esa sensación era maravillosa. Invencible, feliz y, sobre todo, enamorada. Siempre pensé que […]

Seguir leyendo

12 Noches por Leila Bula

NOCHE 1: MANGATA La luna brillaba en el cielo en la noche de gala, y así, esplendorosa, se reflejaba en el Gran Lago Escarlata, el viento batía las hojas de los árboles alrededor de la vereda y un bote se posaba a 10 metros del muelle en el momento en que un gran reloj marcaba las 11:12 p.m. en una cabaña cercana. El sonido que acompañaba la velada estaba compuesto por el cantar de animales nocturnos y una melodía suave de ukelele, pronto, versos encantadores le siguieron, provocando, en conjunto con la luz de la luna llena reflejada en el agua, un aura de romanticismo que concedió un brillo a un par de ojos cafés, al que pronto se le unió una sonrisa que ya no podía ser ocultada. Tres canciones después, y mientras el bote formaba pequeñas ondas que movían la mangata(*), en la misma habitación en la que se escuchaba el “tic tac” de aquel gran reloj, una voz elegante se elevó sobre otras. ― ¿Dónde esta Emilia? Quisiera pasar un rato con ella― era un tono firme y potente, aquella voz era la de un joven de unos 20 años, alto, de buen rostro, con una mirada […]

Seguir leyendo

El laberinto de espinas por @CurtidoNaranjo , @Andres_Garcia4 , @12Javiad , @olga_Lafuente , @ElenaSilesB , @Ikormar , @AsiloOscuro , @MaruBV13, @Laiapavila , @DanielCollazos, @Eidsei , @JJ_Kastle y @Mercedesvillac

@CurtidoNaranjo Arbustos frondosos de más de dos metros formaban pasillos estrechos. Había flores arcoiris dispuestas de forma intermitente sobre el follaje, plantas con forma de espiral granates y minúsculos fuegos fatuos azulinas centelleando sobre su cabeza. Aquello no tenía pinta de ser la casa del árbol de Hanna… La joven elfa había pecado de ingenua nuevamente. ¡Maldita y odiosa Hanna! Volteó y caminó sobre sus pasos. Pero no, no había camino de vuelta… Rinnel se enfurruñó mientras era testigo de como la naturaleza iba girando a su alrededor, las hojas, flores, plantas y raíces se movían reconstruyendo nuevos senderos. Ese hechizo le resultaba bastante familiar… sus amigas y ella lo utilizaban con las ardillas @Andres_Garcia4El cielo se tornaba dorado y justo encima de su cabeza un espiral rosa se agrandaba casi infinitamente en el basto atardecer. Junto con el sol se ocultaban los frutos coloridos de de algunos arbustos, y las flores se dormían unas sobre otras. Esto no les inquietó mucho, pues ya lo habían visto muchas veces, solo que ahora este jardín se cerraba a su alrededor. El alma despreocupada de Hanna se maravillaba con cualquier peculiaridad, y no hallaba peligro donde lo había. @12JaviadA la par que […]

Seguir leyendo

El brillo de una mirada por Fran Rubio Varela

  Canturrea cansado, eso le permite mantenerse despierto, aunque hoy la noche no da para mucho mas que eso, cantar sin ganas.La negrura de la noche le rodea, mira cansado en la distancia unas luces, apenas si se distinguen pero él las conoce bien.Mira la luna como otras tantas noches, la luna llena nunca le trae suerte, el lo sabe desde hace mucho.¿Porque esta noche iba a ser diferente? Un suspiro se escapa por su boca, en silencio maldice su suerte, vuelve a mirar a la luna, a veces piensa que ella le odia, sera porque nunca quiso creer en su influjo.Por lo menos hoy esta en calma.Muchas veces mientras espera, la piensa, su dulce María.Antes los ojos de su dulce María brillaban y los suyos tambien, cuando aterrizaban juntos sobre una risa tonta. Ahora él se daba cuenta, aunque ella lo callaba, el desencanto en su mirada, seguía siendo su dulce María, pero ese brillo ya no era el mismo, rutina, espera y sueño… se estaba muriendo en su vida.Tal vez hubiera tenido que prometerle la luna y haberse vendido al diablo…tal vez. Pero nunca pensó que hiciera falta, él solo quería una vida tranquila junto a ella , […]

Seguir leyendo

La vida del escritor en la ficción por Daniel Collazos Bermúdez

En el cine y la televisión la vida suele presentarse fantástica. Hombres y mujeres atractivos, de cuerpos perfectos, inteligentes; con vidas acomodadas o desastres económicos que los apabullan, pero que no los matan. Sus profesiones u oficios los llenan de aventuras, de las que mayormente salen bien librados, sobre todo si la producción es “made in USA”. Hace varios meses me orbitaba por la cabeza un tema en particular que propone el cine norteamericano. Como ya imaginaran era la representación del escritor en la ficción. He visto varias producciones relacionadas a escritores durante mi vida. De manera consciente o inconsciente busco respuestas, identificarme o arropar mis miedos e inseguridades en una pantalla, como lo hace tanta gente que se somete al juego de las historias. No lo puedes negar, tú también lo has hecho. Recuerda nada más, ese día que te sentías tan triste por una ruptura amorosa y te hallaste viendo una película que narraba algo parecido a lo que te ocurrió. Volviendo al tema. Entre mis series favoritas sobre escritores está “Californication”. Hank Moody, el protagonista, es un escritor que se muda de New York a California. Tiene algunos éxitos literarios, como su famoso libro en la ficción (y […]

Seguir leyendo

#RetoDNDCancer_ES

Reto literario por el #DiaNacionaldelNiñoConCancer REGLAS: 1. Protagonista que sufra esta enfermedad. (se puede cambiar genero y nº) 2. Se recomienda géneros de humor, amor y poesía. 3. Utiliza #RetoDNDCancer_ES 4. Extensión 1 tweet o 2. El niño miró por la ventana del hospital Sant Joan de Déu. –¡Cuántos lazos amarillos, mami! En los balcones, en las farolas, en los árboles… ¡Qué guay, todo el mundo lucha contra el cáncer infantil! –exclamó Jordi. –Claro, mi amor –mintió su madre. #RetoDNDCancer_ES @jardindebonsais #RetoDNDCancer_ES Todos tenemos superpoderes. Algunos adultos los tienen tan bien guardados dentro que no los ven. Pondré algunos ejemplos: Mi madre, me cambia sonrisas por lágrimas. Mi padre un chiste, por una pastilla de vida. ¿Y yo? Yo tengo el mejor: Un día más. @AliciaAdam16 –¿Cómo está la niña? –Mucho mejor. Desde que los payasos de hospital le regalaron una peluca amarilla con coletas, le ha dado por decir que es Sailor Moon, que el termómetro es su cetro y que combate el cáncer con magia de luna… ¡Si tú la vieras! #RetoDNDCancer_ES @jardindebonsais Sé que estás de duelo por tu pobre pequeñuelo. Déjame ser tu pañuelo, brindarte consuelo. Imagina, como un dulce camelo, que al perder el pelo, […]

Seguir leyendo

«Cazadores cazados» por Informatico Farero, Olga LaFuente, PuriRV, Nicolás Oleinizak, Nefelibata, AliciaAdam16, MaruBV13, Elena Siles, Ikormar, JJ_Kastle, Dagmar Sola, Eidsei, Laia Pavila y Pepe_Gonzalez87

@informatifarero El niño los miró con furia. —Tranquilo, somos profesionales, este demonio no volverá a molestarte —aseguró uno de los cazadores sacando su daga del pecho de la mujer. —Hay que limpiar y marcharse —ordenó el segundo de los cazadores. —¿Qué te pasa, chico? —Preguntó el tercero acercándose al niño. La furia pasó fugazmente por la ira, saludando con su manita, y llegó al odio. —Mamá —susurró. —Mierda —fue lo último que dijo el primer cazador antes de convertirse en una bola de fuego. —¡A cubierto, también es un demo…! —El tercer cazador se evaporó convertido en mariposas multicolor. El segundo. El jefe. Quizás no el más listo, pero si el más experimentado, saltó fuera de la habitación como si la vida le fuera en ello. Y así era…   @Olga_Lafuente) ..el niño no dudó en perseguirle por las calles de Brooklyn sorteando coches y saltando obstáculos. Podría haberle dado caza pero lo que el joven quería era seguir al cazador hasta su madriguera. Una desconocida furia había nacido al ver a su madre asesinada y ahora anhelaba venganza. El hombre entró en una humilde iglesia evangélica del distrito y la puerta fue atrancada en su interior, lo que no […]

Seguir leyendo

Una noche en la ópera por MaruBV, Informático Farero, Nefalibata, Puri VR, JJ Kastle, Daniel Collazos, Ana Centellas , Eidsei, M. Floser, Olga LaFuente, Asilo Oscuro, Elena Siles, Dagmar Sola, Inkomar y Laia Pavila

@MaruBV13 Era su noche y no había un solo lugar vacío en el teatro. La Diva caminaba por el escenario disfrutando su momento. En el foso, los músicos afinaban sus instrumentos y ella se preparaba para la interpretación de su vida. Sonrió y entonces escuchó un grito…   @informatifarero …tras ella. El público comenzaba a levantarse. Murmullos, y algún ocasional grito, comenzaba a elevarse desde el patio de butacas. Se giró despacio la diva. El tenor, con el rostro manchado de sangre avanzaba despacio hacía ella. El mango de un puñal asomaba de su engangrenado pecho. Ella se hizo a un lado, horrorizada. Y el horror dio paso a la indignación. No avanzaba hacia ella, sino al centro del escenario. «Vaya una forma más rastrera de robarme el protagonismo», pensó. «Hoy era mi gran día»…   @jardindebonsais (Nefalibata) «Podría haber sido peor…», piensa mientras se acerca al cuerpo recién desplomado. «Después de todo, quien haya reemplazado el retráctil puñal de atrezo del tercer acto por uno auténtico, llevaba la intención de matarme a mí. Debo averiguar quién ha dado el cambiazo y qué serie de casualidades lo han llevado hasta el pecho de este estúpido. Míralo, ahí tirado… ¡Hasta muerto […]

Seguir leyendo

Sin glorias por Ana Centellas

SIN GLORIAS Conocía la pista de atletismo como si de la palma de su propia mano se tratase. Eran años ya los que había empleado en los duros entrenos en ella. Tal era el conocimiento que había desarrollado del lugar, que era capaz de identificar en cada curva la zona exacta en la que la pisada era más firme, en qué lugares había más posibilidades de resbalar e incluso el emplazamiento exacto de aquellos pequeños baches que se habían ido modelando mes tras mes de un inagotable trotar sobre la pista. Aquella mañana el día lucía resplandeciente. Parecía querer mostrar el mejor de los presagios para aquella especie de bautismo que se iba a celebrar. No había nube alguna que cubriese el cielo, como si todas se hubiesen batido en retirada para permitir festejar aquel día a aquellos que ya habían partido más allá de su altura. Gustavo miró hacia arriba, mientras cubría con una mano sus ojos desprotegidos del brillante sol de principios de primavera, e imaginó el rostro de su padre observándole con orgullo. Si por alguien estaba allí aquel día era por él. Él fue el que le hizo amar aquel deporte, el que le había llevado […]

Seguir leyendo