“Legado” por Fran Rubio Varela

Su corazón se escogía al mirarlo, viéndolo consumirse así tan despacito. Siempre trataba de regalarle una sonrisa cuando él lo miraba, pero sabía ciertamente que la tristeza en sus ojos no podía ocultarla. Y él lo sabía también. Por eso el le devolvía otra mirada de infinita ternura, la que habitaba en su cuerpo menudo, en el universo de su interior. Abrazandola la consolaba como siempre, siendo su fuerza y le deslizaba uno de aquellos poemas suyos sobre sus oidos que tanta suave paz la aportaba, y seguidamente le seguía diciendo; – ¿Recuerdas Cariño? , recuerdas cuando aquella tarde en la playa te cante?… pues sigues siendo mi canción y siempre lo serás y no importa donde esté yo, no hay estrella lo suficiente alejada a la que no llegue nuestra canción, tu sólo taraerala y yo te escucharé.- Entonces unas lágrimas rebeldes se hacían prisionera la una de la otra empapando sus juntas mejillas. Aquella maldita enfermedad quería llevárselo y a que engañarse, lo estaba consiguiendo, a pesar de que él se había aferrado con uñas y dientes a esa vida que se le recurría. Y ella lo había acompañado en cada sesión de radio y quimio , en […]

Seguir leyendo

Hojas de otoño por Ana Centellas

HOJAS DE OTOÑO Corría un mes de octubre en el que el otoño había hecho acto de presencia en su máxima expresión. Cada mañana, después de la noche, las aceras de la ciudad aparecían cuajadas de hojas secas que los árboles, acunados por la suave brisa nocturna, habían ido dejando caer de manera lenta pero firme. Casi podría decirse que aquel otoño los árboles de la ciudad donde vivía Nerea habían arrojado más hojas secas que las que ellos mismos tenían, o al menos esa era la impresión que causaban. De nada servía que los servicios de limpieza se afanasen por recoger y mantener las aceras despejadas porque, noche tras noche, un nuevo manto dorado cubría la ciudad. Una de aquellas tardes, Nerea, melancólica, soñadora, pensante, se asomaba a través de los cristales de su habitación para ver el lento caer de las hojas cobrizas. Faltaba menos de una hora para que la noche hiciese acto de presencia y el espectáculo ya era hipnótico. Con lágrimas en los ojos, recordaba ojerosa la ruptura con Marcos hacía solo tres días. Con la mirada perdida tras los cristales de su cuarto, mientras miraba sin ver el vaivén de las hojas desde las […]

Seguir leyendo

“La casa” por Fran Rubio

La casa…., podría estar horas hablando de ella, y ciertamente algo hablare sobre ello….Era una vieja mansión que había estado por generaciones ocupada por mi familia, mis tatarabuelos, bisabuelos, abuelos, mi madre, y finalmente yo, estaba edificada sobre un promontorio desde donde se divisaba el pueblo entero y gran parte del contorno y si de día a la luz del sol ya intimidaba, no os quiero contar las noches de tormenta, cuando los relámpagos cimbreaban las sombras de sus ángulos,….hasta los más pérfidos demonios hubiesen temblado a sus puertas, oyéndola crujir al compás del granizo y la lluvia, si, ciertamente podríamos decir que tenía un aire tétrico y misterioso., La verdad era que nos gustaba así, nos gustaba que su sola presencia nos librara de curiosos y gente entrometida. Las gentes del pueblo siempre nos habían tratado de brujos y hechiceros….casi queman a uno de mis antepasados, pero se libro….jajajaja y esa es una historia para otro día, hoy no le corresponde, hoy quiero hablaros del paraíso, más concretamente de sus puertas….y de su guardián, sí, habéis acertado, de mí, el guardián de las puertas del paraíso, y que mejor forma de ocultarla que disfrazándola de oscuridad?. No cualquier miembro […]

Seguir leyendo

La Oscura Contraposicion cap 1 por Fran Rubio

Capitulo 1 Ella era una chica de piel blanca y ojos oscuros, de figura tan frágil que la comparaban con una roja amapola, pero en su interior, su alma era raída por los colmillos de aquella negra bestia, que cada noche pugnaba con destapar el horror que encerraba, y su mente aún joven, enloquecía con cada aullido de la bestia. Antes su fe era fuerte y entera, pero ahora , ahora las grietas habían hecho en ella mella, amenazando con desmoronarla en cualquier instante y ya sólo le quedaba aquella única esperanza, la de aquella leyenda caída de los tiempos que debía buscar con premura. La bestia cada noche le mostraba su poder aniquilador, del cual ella sería su instrumento en cuanto rompiera las cadenas que a duras penas seguían aprisionándola. Tres días con sus noches llevaba por aquel deshumanizado bosque vagando en busca del ansiado portal, sabía que encontrarlo sería caer en los brazos de la noche infinita, pero también sería el final de la bestia y la salvación de su alma. El bosque parecía una repetición constante de sombras y ramas retorcidas , los troncos brotaban entre el mar de musgo, que amenazaba con atrapar sus ligeros pies […]

Seguir leyendo

Especial Nicolás López Moreno #DEP

Buenas lamento comunicar que nuestro compañero de letras Nicolás López Moreno ha fallecido. YouAreWriter hemos decidido hacer un especial para él en el día de hoy. Siempre serás nuestro compañero , querido Nicolás. Así que durante el día de hoy en Twitter  #DEPNicolasLopezMorenoYAW para aquellos que quieran compartir uno de sus poemas o vídeos de su canal.: Canal de Youtube de Nicolás: https://www.youtube.com/channel/UC9d00eSPsFJONFGo1YbKSeA Perfil de autor: http://youarewriter.es/author/nicolaslopez2/  

Seguir leyendo

“Querido Pescaíto ” por Fran Rubio

Eres de este mar entre las olas un pececillo, y fuiste amor para ahora ser esperanza. Eres el despertar de una cancion que canta en cada mente, entre las lagrimas tu despedida. Siento ese dolor del que he de aprender, un pececillo de este mar fue arrebatado… Eres ya un grito para éste mundo!! Nadie se atreva a decir que tu vida fue efimera ni que tu muerte es en vano. Tú nunca buscastes ser una estrella, pero desde aqui todos te miraremos, tan fugaz tu vida y tanto amor que has despertado. Ya eres un grito para este mundo!! y todos te miraremos ahora que ya eres estrella, no una más, si no una de esperanza de vida. Querido Gabriel, todos te abrazaremos cuando contigo partamos. Más allá de tu infortunio pececillo de este mundo, tu nos has enseñado que todo puede ser amor entre las lagrimas y el dolor… “Para Gabriel”

Seguir leyendo

“Vos” por María del Rocío y Pablo Carvajal

Vos, que te habías hecho un horizonte. Un horizonte, sin camino, sin ruta, sin paso que hiciera en ti una hondura, un tajo, un abismo. Vos que de tan lejana eras pasado o serás mañana. Vos, que te haces del viento llegando al todo, a la nada, qué invisibles fronteras traspasas. Vos qué tomas, vos qué largas. Vos, ni alma ni cuerpo, ni de aquí, ni de allá pero siempre dentro. Anidando mi abismo, despuntando mi cumbre. Vos, que eres todo: Agua, fuego, tierra, luz, sueño, añoranza. Vos qué de ser tanto, eres mi nada. Vos, agonía y paraíso. Fuente, Averno, sombra que ampara, astro qué luce, quema y mata. Vos. Vos, que eres nada eres mi todo!

Seguir leyendo

Cuando regresemos a casa por Ana Gutiérrez

Una tarde de septiembre, cuando el sol poco a poco iba escondiéndose detrás del horizonte y mientras mi cansado cuerpo descansaba sobre la aún caliente arena, de pronto noté como si alguien me empujara. Como si alguien me diera alas para poder volar. Como si pudiese flotar. Sentía un inmenso calor. Aunque al mismo tiempo, tenía la sensación de no tener temperatura. Era como si estuviese sin estar. Me sentía tan extraña… Intenté mirarme las manos y los pies pero no entendía su forma. Daba saltos en el aire, traspasaba hojas, palmeras…Ya no podía acariciar la tierra como antes. Ni juntar mis manos para sentir el frescor del agua. Ahora sólo podía caminar sobre ella sin hundirme, y traspasar la arena sin llegar a sentir nada. Cuando me giré para intentar estabilizarme y mantenerme de pie, pronto entendí lo que había ocurrido. Pude ver mi pálido y delgado cuerpo que yacía sereno cual movimiento de un mar en calma, mientras los rayos de aquel inmenso sol aún iban proyectándose sobre lo que quedaba de mí. – He muerto- me dije. Y lentamente, abandoné aquel hermoso lugar. Aún me costaba sostenerme en pie. ¿Qué clase de cuerpo era aquello? ¿Cómo es que […]

Seguir leyendo

“SONREÍR ES LUCHAR” por Sara Ramírez Sánchez.

“SONREÍR ES LUCHAR” En un poblado de África vivía un niño de ocho años llamado Babú. Pasaba todos los días jugando con sus amigos y con los animales; pero su gran deseo era poder aprender a leer, mas en un poblado como el suyo no había escuelas. Un día, encontró un cuento que habían dejado abandonado los hijos de unos turistas y, desde entonces, soñaba con poder leerlo. Una noche, en uno de sus sueños, vio un duende que le indicaba una cueva donde hallaría un tesoro. Babú se despertó y decidió que a la mañana siguiente emprendería el viaje en busca de su tesoro, en busca de un profesor para él y sus amigos. Al día siguiente, sin decir nada a sus padres, preparó su mochila y salió de su casita; “nada me detendrá”, pensó mientras salía a escondillas, “encontraré mi tesoro”. Estuvo caminando durante todo el día y no encontró a nadie. Al atardecer, pensó en volver a casa, pero en ese instante vislumbró la figura de un lindo conejito. Se quedó sorprendido por la belleza de aquel conejo y empezó a correr tras él, pero su asombro aumentó cuando aquel conejito se dirigió hacia él y le […]

Seguir leyendo

Humo y desamor por Gala Rama

Desayunamos en silencio como hace tiempo de forma casi normal. Seguro irás pensando que todo está bien. Solo el cigarrillo mudo testigo se consume lentamente entre mis temblorosos dedos. Los ojos arden y el corazón se retuerce quiere gritar su verdad. Tú miras sin ver y hablas con total frivolidad. Cómo si así pudieras evitar ver la realidad. Ya ni te fijas en mí, si no verías la tristeza y el silencio a tu alrededor. No ves mi sonrisa Esa que cada día como una cruel mueca se dibuja en mi cara Las miradas y los roces que evito cuando te acercas Esa voz interior esos ojos sin calor. donde se murió mi amor. Cerraste la puerta después del frió beso de cada mañana. Y ya de salida seguro irás pensando que todo estará bien. Que hoy sin falta le hablarás. Cortarás tu aventura y ya simplemente le dirás que quieres dejarla atrás . Pero muy tarde ya será, pues hoy a tu regreso ya no me encontrarás. Gala ?

Seguir leyendo