Cuando regresemos a casa por Ana Gutiérrez

Una tarde de septiembre, cuando el sol poco a poco iba escondiéndose detrás del horizonte y mientras mi cansado cuerpo descansaba sobre la aún caliente arena, de pronto noté como si alguien me empujara. Como si alguien me diera alas para poder volar. Como si pudiese flotar. Sentía un inmenso calor. Aunque al mismo tiempo, tenía la sensación de no tener temperatura. Era como si estuviese sin estar. Me sentía tan extraña… Intenté mirarme las manos y los pies pero no entendía su forma. Daba saltos en el aire, traspasaba hojas, palmeras…Ya no podía acariciar la tierra como antes. Ni juntar mis manos para sentir el frescor del agua. Ahora sólo podía caminar sobre ella sin hundirme, y traspasar la arena sin llegar a sentir nada. Cuando me giré para intentar estabilizarme y mantenerme de pie, pronto entendí lo que había ocurrido. Pude ver mi pálido y delgado cuerpo que yacía sereno cual movimiento de un mar en calma, mientras los rayos de aquel inmenso sol aún iban proyectándose sobre lo que quedaba de mí. – He muerto- me dije. Y lentamente, abandoné aquel hermoso lugar. Aún me costaba sostenerme en pie. ¿Qué clase de cuerpo era aquello? ¿Cómo es que […]

Seguir leyendo

“SONREÍR ES LUCHAR” por Sara Ramírez Sánchez.

“SONREÍR ES LUCHAR” En un poblado de África vivía un niño de ocho años llamado Babú. Pasaba todos los días jugando con sus amigos y con los animales; pero su gran deseo era poder aprender a leer, mas en un poblado como el suyo no había escuelas. Un día, encontró un cuento que habían dejado abandonado los hijos de unos turistas y, desde entonces, soñaba con poder leerlo. Una noche, en uno de sus sueños, vio un duende que le indicaba una cueva donde hallaría un tesoro. Babú se despertó y decidió que a la mañana siguiente emprendería el viaje en busca de su tesoro, en busca de un profesor para él y sus amigos. Al día siguiente, sin decir nada a sus padres, preparó su mochila y salió de su casita; “nada me detendrá”, pensó mientras salía a escondillas, “encontraré mi tesoro”. Estuvo caminando durante todo el día y no encontró a nadie. Al atardecer, pensó en volver a casa, pero en ese instante vislumbró la figura de un lindo conejito. Se quedó sorprendido por la belleza de aquel conejo y empezó a correr tras él, pero su asombro aumentó cuando aquel conejito se dirigió hacia él y le […]

Seguir leyendo

Humo y desamor por Gala Rama

Desayunamos en silencio como hace tiempo de forma casi normal. Seguro irás pensando que todo está bien. Solo el cigarrillo mudo testigo se consume lentamente entre mis temblorosos dedos. Los ojos arden y el corazón se retuerce quiere gritar su verdad. Tú miras sin ver y hablas con total frivolidad. Cómo si así pudieras evitar ver la realidad. Ya ni te fijas en mí, si no verías la tristeza y el silencio a tu alrededor. No ves mi sonrisa Esa que cada día como una cruel mueca se dibuja en mi cara Las miradas y los roces que evito cuando te acercas Esa voz interior esos ojos sin calor. donde se murió mi amor. Cerraste la puerta después del frió beso de cada mañana. Y ya de salida seguro irás pensando que todo estará bien. Que hoy sin falta le hablarás. Cortarás tu aventura y ya simplemente le dirás que quieres dejarla atrás . Pero muy tarde ya será, pues hoy a tu regreso ya no me encontrarás. Gala ?

Seguir leyendo

Un lugar mágico por Ana Gutiérrez

29: Nuevamente, como cada 29 de abril, estoy aquí. En el sitio donde el sol nace en las estrellas y su brillo se observa en el alba. Estoy en el mismo sitio donde una vez me enseñaste que el sol nunca se apaga si confías en que su luz, pase lo que pase, siempre te acaricia el alma. Sigo en el mismo lugar que durante tantos años nos mostró que si uno de los dos se iba y el otro se quedaba, su esencia siempre permanecería viva. Y como cada abril, he vuelto a buscarte en el reflejo que juntos formábamos sobre el agua… Los destellos de mis lágrimas hicieron que mirara al cielo… Y ahí estabas. Sólo tuve que cerrar los ojos para escuchar tus palabras: “Intentaré arreglarte de nuevo. Entre los dos en verdad no hay distancia, sólo la que tus ojos quieren que haya. Si miras a lo lejos, allí donde el ocaso se entrega cada tarde y cada mañana, cierras los ojos y miras con tu mano puesta sobre el corazón de los dos latiendo, sobre todos nuestros te quieros, podrás notar mi alma. Hazlo siempre que quieras verme y te guiaré a casa. Es decir… […]

Seguir leyendo

Nunca he sabido responder por Jose Luis Fernández Ferrero

Nunca he sabido responder a los por qués heridos; unas veces de rabia, resignación, los más, de miedo. La cobardía es un mal ave de presa, y yo he sido más de gavilanes al vuelo. No me preguntes aquello para lo que no tengo respuesta, ¿acaso la flor preguntó al verano por qué la seca o por qué el arroyo cesó repentinamente? Son cosas para las que no existe repuesta. Mi amor se agostó como la tímida flor ya sin raíz, el pez que buscó en el viento su alivio y no lo encontró. Ya no te amo y no tengo respuesta.

Seguir leyendo

Las campanadas por Mar Ball

Las campanadas por Mar Ball Sonaron las campanas durante horas. Me pregunté quién era el muerto. Por quién doblaban las campanas de esa forma. No debía ser un pobre diablo porque llevaban demasiado tiempo sonando,y ya me resultaba insoportable. Harto de escuchar ese sonido monótono y constante, bajé a la calle para saber quién era ese muerto tan importante. Algunos paseantes ni me miraron cuando yo les pregunté por el muerto. No me importó, tan solo quería saber por qué persona teníamos que estar soportando ese ruido espantoso. Cada vez se volvía más intenso, se te metía en la cabeza y tenías la sensación de que en cualquier momento te iba a reventar. A veces, mientras avanzaba en mi búsqueda, tuve que pararme y sujetarla entre mis manos, me explotaba la cabeza. Mis pensamientos se volvían furia, ira, no lograba entender por qué imbécil sonaban las campanas de aquella manera. Estaba muerto pero lo odiaba. Pensaba que si lo tuviera delante lo mataría pero ni eso podría hacer. Ya estaba muerto. Intenté avanzar por las calles para llegar a la iglesia y que dejasen de tocar, de una vez, esa maldita música infernal, pero avanzaba muy lentamente. La gente, el tráfico, […]

Seguir leyendo

No te dejaré caer por Jose Luis Fernánez Ferrero

SINOPSIS Luana Le Bon, mujer de éxito, actriz, modelo, empresaria, extraordinaria belleza, madre desesperada que guarda un terrible secreto Alexander Vargas, escritor, bohemio, trotamundos, trasgresor, desahuciado de la vida. En apariencia dos vidas totalmente opuestas como agua y aceite imposibles de mezclar que descubrirán en tan solo diecisiete días cuando los sentimientos son verdaderos nada es imposible, ni la muerte puede vencerlos. Juntos, de un modo absolutamente casual, se entregarán al amor sin reservas ni condiciones. Una historia dramática cuyo timón guía el barco de las pasiones y los milagros. Dentro de un escenario preciso: Río de Janeiro, París, Barcelona, Madrid y Zamora palpitan los corazones de unos seres que demuestran que son y ala vez, nada es lo que parece. Alexander Vargas nos pregunta: ¿Qué harías tú si de pronto, sin opción a errores médicos, te dicen qué te quedan quince días de vida? Da miedo pensarlo ¿verdad? él nos enseña un modo magistral de aceptar esa realidad.  AUTOR Jose Luis FERNÁNDEZ FERRERO, nace en Carbajales de Alba (Zamora) en 2963. A bien temprana edad crece en él la pasión por la literatura. Es entonces cuando comienza a interesare por este mundo tan difícil como apasionante. Hilvana sus primeras […]

Seguir leyendo

Angustia por Gala Rama

Estas angustiado puedo sentirlo, tienes un gran miedo de lo que sea que te depare el destino. No temas amor disipa tu temor, ven, deja que te acune y cuide tu corazón . En mis brazos hallarás refugio y contención, solo jamás te sentirás siempre mi amor encontrarás. No temas cariño mio, todo estará muy bien. Nuestro mundo se llenará de mágicos versos y nuestro banco verá mil tardes de locuras, risas y sueños . Anda pinta tus nubes grises de vivo color y camina conmigo riendo y soñándo nuestra hermosa historia de amor. Vamos a pintar más corazones y a escuchar mil melodías. Vas a regalarme como cada día un rayo de sol con tú sonrisa. Y te haré enojar para poderte mimar después. No amor mio no debes temer porque aún disfrutaremos largo tiempo de este querer Miedo no, esa palabra no existirá, porque seré esperanza y luz en tu oscuridad. Seré tu amor sin principio… Seré tu historia sin final. Ahora deja de pensar en el después, vive el hoy como un maravilloso regalo. Nada se puede hacer con lo que escrito en las estrellas está. Magui Maga

Seguir leyendo

Querida Ana por Adelina G.N

Ana no quería alardear en aquella ocasión de la vida pudiente que llevaba con su recién estrenado marido… Víctor descansaba en aquel ataúd que la compañía funeraria le había adjudicado, un simple féretro sin ninguna señal de poderío del cual podía presumir cuando lamentablemente le llegó su final. Era penoso ver a la viuda llorar desconsolada mientras los familiares acudían a darle el último adiós al difunto. Frotándose las manos y no por el frío, lamentablemente. Ana sabía que el hambre de dinero era lo único que les acercaba al bueno de Víctor, que siempre había sido muy bondadoso con los más necesitados, pero desde que decidieron vivir juntos las cosas habían cambiado. Aquello era lo que mis primos me contaron cuando sus quejas por Ana me llegaban con aquellas llamadas telefónicas que no tenían fin. Bueno me presentaré, soy Eric el hermano del fallecido, digamos el apestado, la oveja negra de la familia, pero que gracias a la herencia de nuestros padres, no me había hecho falta reunirme con él asiduamente. Yo vivía mi vida y Víctor hacía de igual modo con la suya. Aunque nos llevábamos bien, él por su parte y yo por la mía. En esta […]

Seguir leyendo

Amor a la deriva por Gala Rama

Y así fuí. Barco de papel. En tu tempestad. Luchando Por no naufragar En la agitada marea Que rodeaba tu puerto. Enfrentando Tus embravecidas olas. Soportando El ostigar de tu viento, Que huracanado luchaba Por hacerme perecer. En sus remolinos A veces te perdía Pero la luz de tus ojos Me confundían. Arena por piedras veía. Me aferré a mi timón Cón la fuerza De mil demonios. Más yo de ellas Fortalecida salía De cada lucha, Lentamente la lección Con dolor aprendía. Me di cuenta Que sólo yo quería. Que nunca llegaría el día En el que tu faro fuera mi guía. Así que levanté anclas Y de tus aguas me alejé. Lleve tu recuerdo Al fondo del mar Para nunca volverte a amar Allí te dejé, con mi dolor. Dónde te encadenó Mi corazón Para que nunca volviera A renacer esta pasión. Me fuí sin decir adiós. Alejándonos milla tras milla, Viendo mi destino en otra orilla. Magui Maga ?

Seguir leyendo