El Otro por Rain Cross

Tengo frío, mucho frío, pero ya no siento dolor. Me sangran los oídos y noto como los ojos se salen de sus órbitas. Espero a que el párroco saque el cuchillo de mis entrañas, triunfante, pensando que ha vencido al mal. Pero el otro ríe. Le noto retorcerse dentro de mi cuerpo, disfrutando el momento. Escupe a la cara del cura, que se aleja sorprendido, dejando el arma dentro de mí. Pongo las manos en el mango, intentando sacarlo, pero el otro me detiene. «Aún no —susurra en mi cabeza—. No es el momento». Mis piernas caminan hacia el padre Garreth, que mira con horror mi destrozado cuerpo. Mi piel está pálida como la cera y llena de laceraciones que ya ni recuerdo como aparecieron. Mis ojos se han vuelto dos pozos oscuros, llenos de odio por el hombre que tengo ante mí. El hombre de fe se aferra a su crucifijo, pensando y deseando que eso le proteja. No puedo evitar reír, pero mi voz se mezcla con la del otro. También encuentra cómica la escena. —¡Atrás, engendro del infierno! —grita, atemorizado. Ladeo la cabeza, con una sonrisa distorsionada en el rostro. El sabor del oxido invade mi boca […]

Seguir leyendo