En blanco y negro por Ana Gutiérrez

Buscamos en la vida el eco de nuestro refugio interno. Sin retorno, sin demora, sin respiración, sin tiempo. Y corren rápidas las hojas. Rompen fuertes las olas. El viento. Los cinco elementos. Y miramos al pasado como si nos estuviésemos mirando en un espejo. Y retrocedemos. Con su especial y esencial vértigo. Es ahí cuando conectamos con nuestros recuerdos olvidados sin importar que recordar nos vaya a dar demasiado miedo. Y como el brillo de un relámpago, sin demora, los recuerdos recorren cada recodo de tu yo pasado como si irrumpiera en ti un inmenso estruendo. Y al regreso, mientras tú no estabas, las horas de este espacio modifican los colores por el blanco y el negro. Y ya no nos reconocemos. Pero aprehendemos. Quizá a no voltearnos más. O tal vez, a no dejar nunca de querer hacerlo. Y es que, una vez que te has ido y has experimentado nuevamente el calor del fuego, aunque te haya quemado, da demasiado respeto tener que saber reconducir nuevamente el vuelo..

Seguir leyendo

El Sastre por Elena Saavedra

— Tal vez debería de despertar ya a mi próxima víctima. De pronto sentí cómo me daban una bofetada. Yo abrí los ojos inmediatamente. El miedo me recorría todo el cuerpo, estaba aún más desorientado que antes. — Buenas tardes bella durmiente. Espero que hayas dormido bien. Por si no lo habías notado yo soy tu secuestrador. Me puedes llamar Taylor Butcher. “No se ha comido mucho la cabeza con el nombre Sastre Carnicero, en inglés suena mejor al menos tiene sentido artístico” pensé sarcásticamente — Perdona, había olvidado que tienes la cinta — Taylor me quitó la cinta de un tirón y yo solté un quejido — No te quejes, no ha sido para tanto. — Menos mal que me afeité el viernes pasado Taylor no pudo evitar reírse — ¿Eres cómico o algo así? — ¿No se supone que deberías saberlo? ¿No sabes nada de tu víctima? Qué bonito. Taylor me lanzó una mirada agresiva — Claro que sé quién eres. Eres ese periodista de la televisión — ¿No vas a matarme? — ¿Tienes prisa o qué? No es nada personal. Me he vuelto adicto a algo que sé que no podría tomar en la cárcel — ¿Marihuana? […]

Seguir leyendo

¿Truco o Trato? por Elena Saavedra

Dereck caminada por las calles de su vecindario agarrado de la mano de su hermana mayor, Holly. Era 31 de Octubre y todos los niños habían salido disfrazados a pedir caramelos por las casas tal y como mandaba la tradición. Dereck iba disfrazado de momia y Holly iba disfrazada de princesa. Tenían respectivamente 6 y 12 años. Aquel era el primer año que no iban acompañados por ningún adulto para pedir los caramelos por lo que estaban muy emocionados. En aquel barrio todo el mundo se conocía y ambos hermanos eran muy queridos. Ambos eran morenos, pero Dereck era más moreno que su hermana; y ambos tenían los ojos verdes. Era una noche cálida, sin nubes en el cielo y luna creciente brillaba con una luz casi blanca sobre ellos. Las casas estaban decoradas con artículos de halloween y los niños iban llamando de una puerta a otra repitiendo la famosa frase de aquella antigua tradición: ¿Truco o trato? Sin duda era algo que hacían casi sin pensar, pero en una casa a Holly y Dereck no sólo no le dieron caramelos sino les echaron enfadados. Eran los nuevos vecinos, los únicos que no celebraban aquella fiesta en todo el […]

Seguir leyendo

Masacre a Medianoche por Rain Cross

— ¿En serio te vas a comer todo eso tu sola? —  Karen la miraba extrañada, ¿Cómo siendo tan pequeña podía comer tanto? Dos hamburguesas, patatas fritas grandes y encima había pedido postre. — Si lo he pedido, es que puedo con ello — contestó Judith guiñándole uno de sus ojos azules. — Está bien — suspiró mientras se recogía su pelo rojizo en una coleta- pues como te iba diciendo, después del cine podrías quedarte a dormir a mi casa, así no tienes que coger el coche. — Me parece buena idea — Judith dio un gran mordisco a su hamburguesa. —  menos mal que lo aparqué al lado de tu casa. — Miró el reloj —  vaya, la peli empieza en 30 minutos — Empezó a engullir la comida rápidamente. Karen ya había terminado con la suya. Quedándose sin postres por la demora, fueron directas a la taquilla del cine. — Dos para ‘Masacre en el paraíso’ por favor — Judith miró a su alrededor haciendo que su cabellera emitiera destellos dorados a la luz de los focos- menos mal que no hay mucha cola. Por esa razón habían decidido ir a la sesión nocturna. Habría poca gente y al estar en un centro comercial, podrían cenar antes de la película. Compraron […]

Seguir leyendo