Manteniéndome a flote por Ana Centellas

MANTENIÉNDOME A FLOTE Floto. Siento mi cuerpo flotar, liviano, sin equipajes, sin cargas. No tengo palabras para describir esta sensación; sé que parece imposible, pero no es ni siquiera comparable con la experiencia de volar en avión, es algo mucho más intenso. Podría equipararla a lo que debe sentir una medusa bajo las aguas del océano. Siento las pulsaciones del movimiento, como si mi cuerpo se expandiese y contrajese para poder avanzar. El silencio que me rodea es absoluto, no puedo escuchar ni el más mínimo ruido. Parece que me hubiera quedado sorda de repente. Tampoco soy capaz de articular palabra, sorda y muda en un océano inmenso donde floto dentro de las aguas. La sensación es maravillosa, no podría describirla de otra manera. Es como si, de un momento a otro, hubiera conseguido alcanzar la calma que tanto he ansiado durante toda mi vida. La paz que puedo percibir es intensa, muy intensa, extraordinaria. Me siento bien, mejor de lo que nunca antes me había sentido. Debo de estar inmersa en un plácido sueño, mientras floto, floto, floto… No quiero despertar, no quiero abandonar este sosiego que alcanza todos los rincones de mi alma y de mi maltrecho corazón. […]

Seguir leyendo

El Sastre por Elena Siles

— Tal vez debería de despertar ya a mi próxima víctima. De pronto sentí cómo me daban una bofetada. Yo abrí los ojos inmediatamente. El miedo me recorría todo el cuerpo, estaba aún más desorientado que antes. — Buenas tardes bella durmiente. Espero que hayas dormido bien. Por si no lo habías notado yo soy tu secuestrador. Me puedes llamar Taylor Butcher. “No se ha comido mucho la cabeza con el nombre Sastre Carnicero, en inglés suena mejor al menos tiene sentido artístico” pensé sarcásticamente — Perdona, había olvidado que tienes la cinta — Taylor me quitó la cinta de un tirón y yo solté un quejido — No te quejes, no ha sido para tanto. — Menos mal que me afeité el viernes pasado Taylor no pudo evitar reírse — ¿Eres cómico o algo así? — ¿No se supone que deberías saberlo? ¿No sabes nada de tu víctima? Qué bonito. Taylor me lanzó una mirada agresiva — Claro que sé quién eres. Eres ese periodista de la televisión — ¿No vas a matarme? — ¿Tienes prisa o qué? No es nada personal. Me he vuelto adicto a algo que sé que no podría tomar en la cárcel — ¿Marihuana? […]

Seguir leyendo

Duelos por Ana Gutiérrez Expósito

PIEDAD ANTE LA MUERTE Cada tarde, cuando el sol poco a poco se va apagando, hay una sensación de soledad que no deja de rondarme ni un solo segundo. Entre los tristes cipreses aún se pueden observar multitud de tumbas que no reflejan una muerte sino una vida que ya ha llegado a su fin. Al alzar los ojos hacia ellas, me quedo quieta. Inmóvil. Casi sin respiración. No siento miedo sólo la calma del silencio. Cada día cuando vuelvo, hay un hueco completado. Otra vida entregada al cielo. Y sin demora me pregunto:” ¿Cómo es posible esto?”. Hoy estás aquí, pero un solo segundo puede cambiarlo todo. En un solo segundo dejas de existir, ya no hay nada que quede de ti. Tu voz se apaga, tus ojos se cierran, tu corazón enferma y deja de latir. Lo que un día fuiste queda sellado detrás de una pared o inmerso bajo la tierra. Ya te has ido para siempre. Y es que morir me provoca tanto respeto.. Hoy vives, estás aquí, piensas que serás eterno. Pero al final te das cuenta de que sólo eres polvo capaz de formar una figura para después, volver a destruirse. Cada vez que […]

Seguir leyendo

Lápida 806 por Rubén Falgueras Pradas

Era un día donde el sol jugaba a las escondidas con las nubes. Las hojas secas de los árboles temblaban hasta caer sobre la hierba húmeda que había dejado la lluvia el día anterior. En el cementerio de Collcerola, casi en las afueras de la ciudad de Barcelona, descansaban los cuerpos incinerados o enterrados de algunas familias que habían pagado su precio por vivir. Algunas eran mas longevas, otras eran demasiado cortas. Entre esas almas que descansaban en paz, había un hombre.Vestido con un traje de color marrón, caminaba con sus zapatos hasta llegar a una pared donde había otras lapidas que conmemoraban algunas familias o a una sola persona en concreto. La que veía no tenia nombre; solo un número. La lápida 806. El hombre se arregló sus cabellos canosos con una mano, mientras que con la otra sujetaba un ramo de flores azules llamadas Hepáticas Nobolis. No había ningún jarrón donde guardarlas pero las dejó en el suelo mientras se quedó observando la lapida sin nombre. Dejó que sus recuerdos le invadiesen la memoria sobre la persona que estaba visitando hasta que de pronto oyó el sonido de otros pasos que se dirigían hacia él. El hombre giró […]

Seguir leyendo

La última herida por Emilio López

Comienza una nueva serie semanal, que estará llena de suspenso y peligro. Los dejo con la sinopsis de La última herida. La vida de Matilde es la de muchas jóvenes profesionales: ha empezado su vida laboral a solo meses de terminar el instituto, pero cuando todo parece comenzar un rumbo normal, su hermana mayor sufre un grave accidente, las quemaduras dejan su rostro desfigurado y su vida destruída, y a Matilde ante una impensada posibilidad. La clínica privada Cuerpos imposibles ofrece un costoso tratamiento que asegura, puede restablecer la piel de cualquier tipo de herida, incluso las provocadas por el fuego, a cambio de lo cual hay que firmar un contrato de confidencialidad que compromete a la persona a nunca revelar detalles del tratamiento. Desesperada ante la tragedia de su hermana, la joven compromete su futuro y una firma, sin pensar en las consecuencias. Su hermana en poco tiempo vuelve a ser la misma de siempre en apariencia, pero un accidental descubrimiento hace que quede expuesto un horrible secreto acerca de la clínica, por el cual muchos están dispuestos a matar. De pronto la vida de Matilde y de todos sus amigos y familiares está en peligro ante un grupo […]

Seguir leyendo

La muerte térmica por Elena Siles

La muerte térmica también podría entenderse como el cambio para la vida. Después de todo si la temperatura fuese permanente en un tiempo no produciría vida, y por lo tanto tampoco energía. Para que se produzca energía tiene que haber contrastes de temperatura sino se produce lo que se conoce como muerte térmica. Trataré de explicarlo con más claridad: Es el destino a largo plazo del Universo, de acuerdo con las leyes de la termodinámica, en el que toda la materia alcanzará finalmente la misma temperatura. En estas condiciones no existe energía disponible para realizar trabajo y la entropía del Universo se encuentra en su máximo. Este resultado fue predicho por el físico alemán Rudolf Julius Emmanuel Clausius (1822-1888), quien introdujo el concepto de entropía. Es la medida del desorden de un sistema: cuanto mayor es la entropía, mayor es el desorden En un sistema cerrado un aumento de la entropía está acompañado por una disminución de la energía disponible. El propio Universo puede ser considerado como un sistema cerrado; por tanto, su entropía está aumentando y su energía disponible está disminuyendo. Esto significa que, con el tiempo, las estrellas agotarán su combustible nuclear y morirán, convirtiéndose en masas muertas […]

Seguir leyendo