Dios de mi idolatría por Maria H.L.

Dios de mi idolatría En la oscuridad acariciadora de mi cuarto, siento como te acercas con suaves pasos y ya cerca de mí percibo junto al mío tu rostro. Acerco, temblando de amor, mis labios, la punta de mi nariz al lóbulo de tu oído y tímidamente mi pasión poseída por tu sabor a sueño etéreo, trata con la complicidad de los mordisquitos de mis perlas marinas, a tus rincones secretos, convertir en manjar suculento y especiado cada resquicio de tu piel hecha de sueños, de historias inenarrables por lo desbordante de tu sensualidad y que yo aderezo con el intenso erotismo de mi piel, fuente de fluidos y respiraciones agónicas, vecinas de la misma muerte. Mis cabellos jugando y enredándose con los tuyos. Acercas temblorosas las yemas de tus dedos a mis sombríos aullidos, su eco busca travieso esconderse en tus labios. Me abrasa el calor de la savia de tus pupilas, mi sacro e incitante santuario en llamas. Te siento… sientes que a ti te posee este tormento vestido de lascivia dulce y salada, el ardor y lo aterciopelado de tu envolvente mirada , acariciadora del nacimiento de mis glúteos y de sus extensiones en llamas incendiarias. Muero […]

Seguir leyendo

Mateo 19:18

El niño ya no piensa, pensamientos demasiados oscuros como para ser pastados. El niño ya no ríe, risas enlatadas demasiado caras como para ser vendidas. El niño ya no folla, erecciones demasiado contenidas como para ser instrumentadas. El niño ha dejado de recibir caricias; y lo agradece, y te lo agradece [alza su vista a las nubes], y os lo cuenta, pero no lo creéis, por eso vuela. Vuela como yo pude volar, nada como yo quise nadar, lo intenta como yo intenté hacerlo, pero él lo hace, y yo ya ni lo intento. El niño ya no tiene nombre, yo me aferro al mío e intento que no me afecte. El niño y yo, yo y el niño. El acoso y yo, el acoso al niño. A ti Dios padre omnipotente, por los siglos de los siglos, sálvalo, sálvame.

Seguir leyendo

La mujer, la mejor obra de Dios

Cuando Dios hizo el mundo le faltaba para la perfección que quiso hacer, algo que fuera el súmmum: la mujer, y con sumo cuidado la sacaba del hombre en la costilla que moldeaba esmerándose al máximo. Es el ser más hermoso que nadie pueda ver, se dijo, cuando ya la terminaba. Resulta la obra cumbre en excelencia por lo bello y también lo necesario; modelo de bondad y de prudencia, exhibe de virtudes un rosario; transmite el alma humana por herencia, siendo de sus esencias relicario. Si te interesa la poesía, particularmente los sonetos, aquí te dejo el enlace de mi blog, donde los hay en abundancia: http://cristinovidal.wordpress.com/

Seguir leyendo

La Inmaculada Concepción por Cristino Vidal

Eres Virgen, por ello Inmaculada, pues fuiste concebida sin pecado y el mundo sin dudar te ha coronado por unanimidad y afortunada la gente que te tiene por morada, la misma que Jesús hubo gozado antes de que le hubieses alumbrado cumpliendo la promesa ya anunciada. Tú, que ya domeñaste a la serpiente que herida permanece en el infierno, pide a Jesús que venga nuevamente al mundo derramando amor fraterno, para hacer que ningún hombre se enfrente a otro, como manda el Padre Eterno. Si te gusta la poesía, particularmente los sonetos, no dejes de visitar mi blog, donde tienes en abundancia: http://cristinovidal.wordpress.com/  

Seguir leyendo