Soñando con un Ruiseñor por Fran Rubio

SOÑANDO CON UN RUISEÑOR. Mis pobres rodillas…no se si ya lo soportaran, pero lo hacemos, corremos hacia ese árbol, ¿lo ves?. Está en el centro del valle, es simplemente majestuoso, creo que es un roble milenario. Las gentes del lugar dicen que lo guarda un deva sagrado y que bajo él y su fresca sombra sólo hay paz y dicen también que allí las amapolas son más rojas y mas suaves que en ningún otro lugar, pero eso tú ya lo sabías verdad?, Y a su lado, casi acariciando sus raíces hay un arroyo de agua muy clara, que allí parece que duerma , como su bella amante, entre solo un murmullo y que cuando la luz llega, brilla como un llavero de soles. Tengo ganas de refrescar los pies allí, te apuntas?, aunque seguro que andará algo fria, no debemos tenerlos demasiado tiempo dentro. Después, después simplemente escucháremos el silbar del aire entre sus hojas. Dicen también que cuando suena fuerte no es el aire, si no las hadas y los elfos que cantan la llegada de la luna y el tiempo para sus bailes de alas finas y su luz de plata, ¿no los ves? Ya estamos cerca, […]

Seguir leyendo

La memoria caprichosa por Julio Alejandro

La memoria utiliza extraños criterios para seleccionar los recuerdos, pensaba Teresa, y no dejaba de sorprenderle que la fuerza e insistencia con que recordara a alguien fallecido, no siempre tuviera relación con el vínculo que los hubiese unido en vida. Así, uno de los muertos que se conservaban más activos en su conciencia era un hombre anónimo de sus tiempos de universitaria cuyo cadáver sangrante pudo ver a muy corta distancia. Teresa regresaba de la facultad dando un paseo, como hacía siempre, hasta la plaza de Moncloa, para abordar allí el metro. Pero aquella tarde le dio por subirse a un autobús de la línea dieciséis, que estaba aparcado en la parada terminal con las puertas abiertas y muchos asientos vacíos. Ella se acomodó al lado de la ventanilla, cerca del conductor, y sacó un libro para entretenerse durante el largo trayecto. En la calle Martínez Campos, a la altura de Fortuni, el autobús frenó tan bruscamente que casi todo el pasaje acabó por el suelo. Se levantó un revuelo de gritos y voces airadas que se calmó al momento con la noticia de que había un atropellado. Todos se precipitaron a las ventanillas y Teresa colocó el marcapáginas e […]

Seguir leyendo

“La casa” por Fran Rubio

La casa…., podría estar horas hablando de ella, y ciertamente algo hablare sobre ello….Era una vieja mansión que había estado por generaciones ocupada por mi familia, mis tatarabuelos, bisabuelos, abuelos, mi madre, y finalmente yo, estaba edificada sobre un promontorio desde donde se divisaba el pueblo entero y gran parte del contorno y si de día a la luz del sol ya intimidaba, no os quiero contar las noches de tormenta, cuando los relámpagos cimbreaban las sombras de sus ángulos,….hasta los más pérfidos demonios hubiesen temblado a sus puertas, oyéndola crujir al compás del granizo y la lluvia, si, ciertamente podríamos decir que tenía un aire tétrico y misterioso., La verdad era que nos gustaba así, nos gustaba que su sola presencia nos librara de curiosos y gente entrometida. Las gentes del pueblo siempre nos habían tratado de brujos y hechiceros….casi queman a uno de mis antepasados, pero se libro….jajajaja y esa es una historia para otro día, hoy no le corresponde, hoy quiero hablaros del paraíso, más concretamente de sus puertas….y de su guardián, sí, habéis acertado, de mí, el guardián de las puertas del paraíso, y que mejor forma de ocultarla que disfrazándola de oscuridad?. No cualquier miembro […]

Seguir leyendo

Maldición por J. D. Arias

Devora Williams estaba sentada en el centro de la habitación, le temblaban las manos sobre su caminador al frente de ella, la vejez la había arrasado, el alzhéimer la estaba borrando de a poco, sin embargo, por sobre los recuerdos que hacían dejado su memoria, aun permanecía uno, tétrico y escabroso, el recuerdo del suceso que la confinó a ese lugar, luego de que se salvara por poco de la cárcel, aunque ella no sabía qué hubiera sido peor. Pocos conocían la historia de esa anciana calva, los rumores decían que a sus treinta años la esquizofrenia la descontroló y terminó por quitarse todo su pelo, pero no era más que un rumor, la realidad fue mucho más adversa. Fui el único que pudo sacarle el recuerdo por completo, sin dejar detalles que volvieran la historia en no más que un rumor. Hace un año me propuse recolectar las historias de los recluidos en el psiquiátrico Ashford como una forma de inspiración para sacarme del bloqueo de escritor en el que caí hace dos años. Descubrí que Devora no era mala persona, que solo había terminado haciendo cosas horrendas por fuerzas mayores a ella, por cosas que aún no logramos […]

Seguir leyendo

El no poeta por Fran Rubio Varela

Subía escaleras arriba, despacio y sin prisas, miraba las puertas que transcendían a sus pasos, todas dormían en el silencio de la noche, sin ni siquiera sospechar lo que se les estaba viniendo encima. Él en su palidez estaba dispuesto a engullirlo todo, y no se inmutaría ni una pizca si tuviera que hacerlo, pronto estuvo frente a su destino. La vieja y ajada puerta de roble no seria rival para él, por sus rendijas pasaría sobradamente sin atisbo de problema. Con tranquilidad se pego a la vieja madera impregnándose de su aroma a betún gastado, suavemente se fue colando por cada resquicio. Dentro, la habitación era amplia, con un suelo de encerado, que trataba de mostrar un mosaico que alguna vez debió de ser bello y lleno de motivos, ornamentados de vivos colores, ahora solo era una sombra de un pasado. Las cortinas caían desde  los marcos de las ventanas tratando de ser elegantes, pero lo cierto es que ya estaban deshilachadas y remendadas en todas sus costuras, por los vidrios se veía el brillo del neón del cartel publicitario del edificio de enfrente, que con su intermitencia trataba dudosamente de atraer la atención de los transeúntes que por allí acertaran a pasar. También […]

Seguir leyendo

El genio dormido, por Alma Escritora

“La escritura es un acto de autohipnósis.” Por esa razón, tras meses de frustrados intentos de componer una novela, Roger decidió hipnotizarse a sí mismo. Probó a hacerlo durante una hora, y el experimento tuvo tanto éxito que a esta le siguieron muchas más, hasta que la autohipnósis terminó por convertirse en un acto inevitable. Pasaron los meses y las palabras continuaban fluyendo de él como un torrente imparable. Roger apenas comía ni dormía, ya solo vivía para escribir. Con el paso del tiempo aquel ritmo de vida comenzó a hacer mella en su salud, y llegó el fatídico día en que su médico le dijo que debía parar o le costaría la vida. Para entonces, Roger ya había publicado tres novelas que le habían otorgado renombrada fama. Tras mucho cavilar llegó a la conclusión de que con lo que ya tenía se daba por satisfecho, amén de que renunciar a la autohipnósis no significaba renunciar a escribir por completo. De manera que aquel día se fue a dormir sin poner en marcha su acostumbrado ritual. Sin embargo, cuando despertó sintiéndose terriblemente cansado y descubrió un taco de folios manuscritos sobre su escritorio comprendió que el genio que había creado […]

Seguir leyendo

“CULPABLE” por Sara Ramírez Sánchez.

ELBAPLUC     Viernes por la mañana, al igual que todos los días, Jack se levantó, desayunó y se marchó a su trabajo; era vendedor de coches. Mientras paseaba tranquilamente, miró su reloj y se dio cuenta de que llegaba tarde, por lo que decidió coger el autobús para llegar a tiempo. Cuando estaba sentado, miró al exterior para contemplar el paisaje. Al instante, aparecieron unas manchas rojas reflejadas en el cristal, que se podían traducir como “EMADÚYA”; y… como si de un espíritu se tratase, la pálida y blanquecina imagen de una atractiva joven deteriorada y magullada. Jack, sin mostrar la menor preocupación e ignorando aquella extraña aparición, desvió su mirada al periódico que sostenía y se puso a leer. En su rápida lectura, pudo ver claramente unas palabras que lo aterrorizaron y agudizaron sus sentidos. Algunas eran “víctima”, “atropello”… De pronto, el autobús quedó sumergido en una profunda oscuridad y… al momento… ¡aahh!, ¡mirad!, ¡aahh!, ¡socorro!… Jack, temblando, se acercó hacia la mujer tendida en el suelo, le tomó el pulso y dijo –“está muerta”-. Éste observó que tenía marcas de neumáticos a lo largo del cuerpo, y que en su abdomen había unas letras rojas que decían “SODACEP […]

Seguir leyendo

La Prueba cap final por Elena Siles

Capítulo anterior: http://youarewriter.es/la-prueba-cap-19-por-elena-saavedra/ Capítulo 20: EL GRAN FINAL La flecha de Cat se hundió en la rodilla de Howard y la bala de su pistola se desvió y en vez de ir a parar a Brittany fue a parar al hombro de Cat. Howard al ver a Simon correr hacia él huyó como pudo de aquel escenario y se adentró en la isla. — ¡Cat!— acudió rápidamente Simon junto a ella— ¿Estás bien— Cat asintió como respuesta— No debí dejarte hacer esto sola — ¡Eh!— se quejó Wesley— No estaba sola. — Quiero decir sin mí. Maldita sea— farfulló Simon al ver cómo sangraba Cat y taponó la herida con sus manos— Wesley saca de la mochila de Cat el botiquín, voy a curarla— Wesley le tendió el botiquín a Simon y él le quitó la ropa a Cat para poder ponerle las vendas— Gracias— Simon comenzó vendar a Cat— ¿Mejor?— Cat asintió como respuesta. — Gracias, por salvarme, me llamo Brittany. La chica que ha muerto es Caroline, pobre Caroline, ella sólo quería salvarme del tipo ese, Howard. — No te preocupes, soy policía y haré que paguen por todo esto— aseguró Simon. — ¿Y cómo piensas volver a casa?— […]

Seguir leyendo

La pesadilla por Mar Ball

No puedo dormir. Lo intento pero no puedo. Odio ese momento, el momento del descanso lo llaman y yo no puedo dormir. La noche se vuelve eterna, inacabable, insoportable. Los minutos se quedan colgados en el reloj, y por más que lo miro sus agujas no se inmutan, entonces voy a todas las habitaciones de la casa donde hay uno, pero el tiempo se ha parado, zarandeo el reloj, pego la oreja en él para ver si funciona, tic-tac, tic-tac. No es el tiempo lo que se ha parado. El cansancio, a veces, creo que es mi aliado y cierro los ojos por puro agotamiento y entonces es peor. La pesadilla se repite una y otra vez, y me despierto sudando y temblando, intento buscar algo que me haga saber que estoy en casa, en mi casa, pero los nervios me traicionan durante unos minutos hasta que consigo calmar mi respiración y mi entorno se vuelve amable. No quiero dormir. Me da miedo sentirme atrapada en un sueño que me destruye, que me hace sentir tan pequeña, tan débil y no tengo fuerzas para luchar, me quedo paralizada como si mi cuerpo fuera de plomo, como si toda la culpa […]

Seguir leyendo

La Prueba cap 19 por Elena Siles

Capítulo anterior: http://youarewriter.es/la-prueba-cap-18-por-elena-saavedra/ Capítulo 19 Mathew el joven informático que había contratado Isabelle y que además trabajaba en el FBI, era un joven brillante pero demasiado encerrado en el trabajo. Su pelo castaño, corto y lacio daba mucho que desear en aquellos momentos pues estaba grasiento y revuelto. Sus ojos castaños estaban rojos por el esfuerzo visual al que les había sometido en los últimos días. Se había pegado investigando todas las formas posibles para hacer que el localizador de Diane Pearson funcionase, pero había resultado inútil. Mathew se había preparado el sexto café del día, había estado casi sin comer ni beber, y su higiene personal era horrible; sin embargo todo mereció la pena cuando el localizador comenzó a funcionar. Mathew no se lo podía creer, la única manera de que pudiese funcionar el localizador era eliminar el corta fuegos de la isla y no sabía quién lo había desconectado, pero ahora por fin ese maldito chisme emitía señal. Mathew corrió hasta dar con su móvil y llamó a Isabelle— ¡La tengo!. He encontrado la isla, está cerca de las Filipinas. — Gracias Mathew, avisa al FBI, yo avisaré a Diane— Isabelle marcó un número— Diane soy yo. Hemos encontrado […]

Seguir leyendo