Testigos

Son silencios que dicen más,
Mas que a susurros
Te amo, más.
Son susurros que enamoran más,
Mas que frases escritas
En pequeños trozos de papel
Y gritando al cielo quizás se entere
De qué siento y a quien quiero,
Pero gritar no te hace tener la verdad,
Y yo te escribo
Entre susurros ahogados en mi mente
Y latidos del corazón
Que quizás no sea perfecto
Pero estamos aquí solos los dos.

El infierno fue testigo del calor
Del sofoco que vivió bajo nuestras miradas,
De los sudores y temblores
De las piernas cansadas.
Y el cielo miró a otro lado,
Con lascivia y envidia,
Con dolor y resentimiento,
Miran de reojo al pecado de tu piel,
Con ambición y penumbra
Miran de reojo el pecado de existir.
Y me enamoró
Como enamora el viento a las flores,
Y la quiero
Como la necesidad del aire a mis pulmones.

Y la luna bajó,
A sentir la lluvia bajo su manto,
A oír el repiqueteo
Bajo la uralita de su techar.
A tender sonrisas en tu piel
a calentar los labios
y las miradas
de aquellos cuyos rostros iluminó
y los te quieros de este papel
se hacen de sabores,
dulces y amargos,
asperos y suaves
como este corazón
como el cielo bajo tus pies
pues todo para ti,
todo por ti daré.

Esto puede interesarte también

Deja un comentario