Tú por J.D. Arias

Vaya derroche de tiempo hemos propiciado,

Pero los esfuerzos de los enamorados son recompensados,

Así que aquí estamos, uno al lado del otro,

Rozando nuestras manos, pensando en el tiempo pasado.

Vaya sueño he gastado,

Te veías en tu mejor estado,

Y yo más que emocionado

Al final me has besado.

Y al final me he turbado,

Porque el silencio es traicionero

Y el miedo sueños ha de destruir

Y el vacío envuelve el ser.

Dos enamorados arrastrados han de ser,

Separados en cuartos sin ventanas para ver

Bajo la gran pirámide del poder

El ministerio del amor acaba con cualquier ser.

Saliste de escena junto con tu indecisión,

Y tu sombra se quedó en mi cama,

La abracé cada noche y le hablé del amar

Para alimentar no más que mi perdición.

Te pensé aún más que a mi ser,

Mientras la reminiscencia de tu palpitar llenaba la estancia,

Mientras tu nombre llenaba mi alma, y la encendía

¿entonces, que invalida el proceder?

Te amé y te odié

No, no me traumé,

Mas sí me enojé

Vaya chiste hemos de ser.

Y ahí vas, detrás de ecos sin ver

hacia espinas que ya te han perforado

Y me dejas aquí, en la niebla, desesperanzado

En un rincón oscuro, con dibujos sin resolver.

Al final, los amantes no son más que imágenes

Creados en noches sin sueños

Creados con anhelos imperecederos,

Teñidos con vergüenza y miedo.

Te esperé, sentado en medio del frio

Tu sombra se cansó y volvió contigo mientras tomabas un avión.

Y el silencio dañó mis tímpanos, los espacios en blanco, mis ojos

La oscuridad, mi espíritu de batalla. Y los comentarios

Ellos destrozan todo a su paso.

Esto puede interesarte también

Deja un comentario