Un lugar mágico por Ana Gutiérrez

29:
Nuevamente, como cada 29 de abril, estoy aquí. En el sitio donde el sol nace en las estrellas y su brillo se observa en el alba.
Estoy en el mismo sitio donde una vez me enseñaste que el sol nunca se apaga si confías en que su luz, pase lo que pase, siempre te acaricia el alma.
Sigo en el mismo lugar que durante tantos años nos mostró que si uno de los dos se iba y el otro se quedaba, su esencia siempre permanecería viva.

Y como cada abril, he vuelto a buscarte en el reflejo que juntos formábamos sobre el agua…

Los destellos de mis lágrimas hicieron que mirara al cielo… Y ahí estabas. Sólo tuve que cerrar los ojos para escuchar tus palabras: “Intentaré arreglarte de nuevo. Entre los dos en verdad no hay distancia, sólo la que tus ojos quieren que haya. Si miras a lo lejos, allí donde el ocaso se entrega cada tarde y cada mañana, cierras los ojos y miras con tu mano puesta sobre el corazón de los dos latiendo, sobre todos nuestros te quieros,
podrás notar mi alma. Hazlo siempre que quieras verme y te guiaré a casa. Es decir… Al lugar donde viven todas las almas…”.

Esto puede interesarte también

2 comentarios

Deja un comentario