Venganza Fraternal II por Ruben Falgueras Pradas

Al día siguiente, nos encontrábamos en la comisaria de Montjuic, en nuestro estimado despacho, donde Bob Myers expulsaba humo por sus fosas nasales.

-¿Fuisteis testigos del momento de la muerte?-nos preguntó-¿De verdad que vomito y cagó sangre?

-Si, Bob-le respondía Nabar entusiasmado-Ahora estamos esperando a que nos digan de que murió con los análisis.

-Pues morir de esa forma no es muy corriente-le repliqué-¿Por qué tardan tanto los forenses?

-Necesitan tiempo-me respondió Ángel, hermano de Nabar, quien se sentaba a mi lado con sus ojos tapados con gafas oscuras-Repasemos lo que tenemos. ¿Quiénes son los testigos y los sospechosos?

-Testigo tenemos a media docena que lo observaron morir en medio de la acera.-le respondí- Sospechosos solo tenemos a las dos “Señoritas´´ que lo acompañaban.

-¡Jo…Joder!-exclamó nuestro compañero Nino Carranza, con la cara enganchada a su portátil-¿Os habéis fijado en los antecedentes de la victima? Abusos sexuales a los 18 años, agresión con agravantes, escandalo publico, estando ebrio y para colmo. Todos sobreseídos y sin llevados a juicio.
-Si alguien supiera de eso-comentó Bob-Cualquiera desearía matarle.

-Una cosa es segura-exclamo Nabar- Que no fue ningún hombre quien la mato.

-¿En que te basas?-pregunté sospechando la respuesta

-No se con ni por que, per esta claro que lo envenenaron-me respondió-Y el veneno es el mejor amigo de la mujer.

-No me seas sexista ahora-le regañé.

-No es sexista, sino estadística-me respondió Ángel.-Esta demostrado que muy pocas mujeres usan armas blancas o de fuego.

Dejé que dijeran lo que les venia en gana. Hasta que de pronto, nuestra querida forense, Clara Nakamura, apareció con nuestro queridísimo santo Grial.

-Según los estudios-nos habló-Sufrió una fuerte intoxicación al beber Mercurio Inorgánico a cantidades.

-¿Le hicieron beber termómetros?-ironizó Bob
-No-le respondió ella-En su estomago, el mercurio estaba mezclado con litros de Everclear. Le habían echado desinfectante como para sanar a un hombre avanzado de lepra.

¿Cómo se puede tragar eso?-preguntó Ángel-Es Incomestible.
-Cu…Cu…Cuando vas ciego-le respondió Nino-No sabes lo que bebes. Lo se por experiencia.

Ángel clavó su vista ciega en el joven Nino, pude ver que sus arrugas mostraban signos de incredulidad.

-¿Hay desinfectantes en el Hotel?-pregunté a Nabar, mientras se sentaba en su sillón.

-Por supuesto.-me respondió-Es una norma que, e cada habitación, haiga un botiquín en caso de que emergencias. Eso me saca de dudas.

-¿Ya lo has resuelto?-preguntó su hermano

-No. Digo que las dos sospechosas tienen los medios, la oportunidad y el tiempo necesarios para matarlo. Lo que no tengo es el motivo. El envenenamiento es el asesinato más personal. Quien quiera que fuera, quería que Villar sufriera.

La canción de Sussudio, de Phil Collins, sonó en los bolsillos de los pantalones de mi compañero, que atendió de inmediato. Después de intercambiar unas breves palabras en catalán, puñetero idioma, colgó.

-Ahora, si que creo tener resuelto este caso-nos dijo-Solo nos falta la ultima pieza.

¿Os acordáis la cara de incredulidad que se nos puso a los americanos al descubrir que Michael Jackson había muerto?
¡Pues esa misma se me había dibujado al escuchar eso!

-Primero dices que no. Ahora que si-le replicó Bob-Decídete, Men.

-No te preocupes-le tranquilizó-Ahora iremos a buscar esa pieza que me falta. ¿Me acompañas, mi preciosa yanqui?

Me ofreció la mano, en el momento que la agarré me levantó como si fuera una pieza de baile y nos quedamos a pocos centímetros de la cara. Por un momento sentí que algo me punzaba en el pecho, pero fue instantáneo, ya que se separó de mí caminando hacia la salida.
Mientras le seguía, no puede evitar preguntándome si me seduce a propósito. Esa duda lleva conmigo desde que vine a este hermoso país.

Llegamos al Hotel en coche. Una vez entramos nos fuimos directos hacia habitación. Todavía no la habían limpiado aún. Así que como perros callejeros, nos pusimos a rebuscar entre ese basurero. Nos resultó fácil buscar muchas cosas. Pero no la pista.
Tras una hora ahí metidos, solté un suspira exasperada y lance un puntapié a un bote de plástico que llegó a la vera de Nabar.

-Ten cuidado-me regaño con una sonrisa-Podría ser una prueba.

-Todo lo que hay aquí es basura-le repliqué.

Nabar recogió la botella del suelo. No era de licor. Era pequeña y de plástico.
La observó durante un largo tiempo y se fue hacia los baños donde estaba el botiquín. Me llamo por mi nombre y me acerque para ver que estaba delante de los productos sanitarios.

-¿Ves algo raro aquí?-me preguntó

Eche un vistazo al interior y enseguida negué con la cabeza.

-Todo esta bien ordenado y colocado.

-Si-me respondió-Muy ordenado.

Salimos de allí y nos dirigimos hacia la salida. Por el camino nos encontramos a la recepcionista rubia con ojos azules, que había acabado con su turno. Naba la retuvo.

-Hágame un favor-le dijo-Cuando limpien esa habitación ¿Podrían decirme si han hallado manchas de sangre?

Antes de que ella pudiera replicarle, enseguida le ofreció un billete de cien euros. Los acepto encantada y le prometió que le llamaría enseguida que supiera algo.

Horas después, nos encontrábamos en La comisaria, donde vimos a las últimas personas que estuvieron con Villar, Agatha y Dolores que estaban esperando en el pasillo. Con la incertidumbre inicial, pensé que tal vez algunos compañeros les habrían confiscado algunas pertenencias, pero enseguida recordé su oficio y no le di más importancia.
Segundos más tarde la melodía Sussudio, de Phil Collins, entró en mis oídos. Nabar atendió el teléfono, después de intercambiar palabras lo colgó.

-Era la recepcionista-me dijo-No han encontrado Sangre.

-¿Esperabas encontrarla?-pregunté

-Justo lo contrario.
Con esa inquietante respuesta ambos nos dirigimos a la habitación de interrogatorios, cuya mesa descansaban las manos de las prostitutas, quienes habían llevado allí con protesta y sin entender que pasaba. La verdad es que yo tampoco.
Nabar se sentó de cara a ellas observándolas como si fuera un profesor decepcionado por las notas bajas de unas estudiantes modelos. Mientras yo estaba con la espalda apoyada a la pared.
-Ha sido un Plan Chapucero-le dijo- Pero no les culpo ni les juzgo ya que lo han cumplido. ¿No es así?

¿Cómo?
Aunque la sorprendida fui yo, ella mostraron reacciones muy parecidas de miedo y confrontación.

-Tranquilas-dijo mi compañero en voz baja-No os detendré por eso, ya que al fin y al cabo, estabais en vuestro derecho. Solo decidme… ¿Fue impulsado o planeado?

Ambas se miraron la una a la otra, hasta que repentinamente perdieron el miedo.

-No nos venga con promesas vacías-habló Dolores-Fue planeado por mi. Así pues, me entrego.

Una hora después.

-¿Cómo supiste que fue ella?-le pregunté cuando estábamos en el Despacho-No tenias pruebas para acusarlas…

-No -me respondió con sinceridad-Pero tenia su pasado a mi favor. No siempre los casos más complejos, son los más interesantes. Cuando nos hablaron de que se dedicaban a la prostitución, no lo hicieron a la ligera. Aquí en España la prostitución es ilegal, aunque no lo parezca últimamente. Pero ellas querían que las detuviéramos por ese delito y librarse del asesinato.

-¿Por qué librarse del asesinato?-pregunté-No lo entiendo…

-Es sencillo-me explicó-Ellas dos son las hijas de Villar.

-¿Cómo dices?

-En todos los antecedentes penales, están los datos personales del acusado, incluidos los nombres de sus hijos. Cuando le encargue a Nino que revisara sus antecedentes imagínate cuando halle las fotos. Eran ellas dos, sin las operaciones y el bronceado.

-¿Pero por que?-dije dudando pero reaccione enseguida- No me lo digas. Los cargos de abusos… ¿Ellas eran las victimas?

-Esa es la teoría correcta-me respondió-Villar nunca estuvo casado, pero eso no significaba que no reconociera a sus hijas, con los nombres de Susana y Ana. Creo que después de cometer el pecado, ellas y su madre le demandaron, pero no cumplió condena por falta de pruebas. Así que desaparecieron de su vida No se cuando se volvieron a encontrar, ni lo que llevo a ser el desencadenante para tomarse la justicia por su mano.

-¿Y la pieza que te faltaba era la botella de desinfectante?

-Si. La marca del Hotel era muy distinta a la que hallamos tirada en el suelo. Y como pudiste comprobar el botiquín estaba intacto. Y como no había sangre en ningún lado, no pueden aludir que lo usaron para curarse una herida, ya que ninguna de las dos sufrieron y ambos las vimos en perfectas condiciones.

-¿Entonces Dolores vertió el desinfectante en el Everclear?-pregunté.

-No-me negó Nabar-Fue Agatha

-Pero si Dolores ha…

-Confesó planearlo-me interrumpió-Pero la mano Ejecutora fue su hermana. Y creo que es lo más razonable ya que fue Agatha o Susana la que más abusos sufrió.

-¿Entonces por que Ana o Dolores cargó con el muerto?

-Mi querida Yankie. Ana era la fría y Calculadora y Susana era la pasional. Por tanto fue a ella a la quien se le cayó la botella y sus huellas estaban en ella. Por eso Ana lo cargo como suyo. Hizo el último sacrificio para proteger a su hermana.
>> No hay nada tan poderoso y leal que el amor fraternal de dos hermanos unidos. Casi tanto para poder soportar que el hombre que las violó las volviera a tocar de forma obscena y lasciva, y poder culminar su venganza.

Si alguna vez habéis oído que los Estados Unidos tiene el mayor índice de estupidez humana. Yo estuve a punto de dar la razón. Parece todo tan lógico.

-¿Y que será de Susana?-pregunté-¿Sobrevivirá sin su hermana lista?

-La vida no espera que seas listo o idiota. Más bien espera que sobrevivas o mueras. Así de sencillo.

Después de escuchar esa filosófica frase, sonreí, de repente, con picardía. De mi rincón le di una montaña de carpetas marrones delante de sus narices.

-Pues hablando de sencillez-dije-Ya va siendo hora que hagas lo que debe hacer u8n hombre sencillo. ¡A trabajar jefe!
Aún con las protestas, no nos fuimos del despacho hasta que hubiera firmado todo.
Nabar tiene razón, fue un caso sencillo. Pero cuando lo recuerdo, siempre tengo la sensación de que lo descubrimos por casualidad.
Será mejor que tenga la mente mas afilada o al final nos pillaremos los dedos de un portazo.

Esto puede interesarte también

Deja un comentario