White Dragon Cap 19 Elisabeth Thor

Capítulo 19

“humanos que estúpidos son, yo os maldigo para siempre. Mi vida ha estado detrás de vuestras muertes. Mí comida vuestra carne podrida. Mis hermanos aran de vuestros cementerios sus catedrales y cementerios de vuestras ciudades.”

El cuerpo de liar estaba inmóvil tirado en el suelo, su asquerosa sangre negra envolvía su cuerpo. Toda la vida de aquel monstruo se evaporo en pocos minutos por culpa del ataque de esa humana. No que llegamos a entender de los necromantes es su supervivencia. Podrían sobrevivir durante días si le cortaran la cabeza y no son fáciles de matar por sus incalculables poderes. El cuerpo de Liar se comenzó a deshacer lentamente, era como una figura de arena llevada por el viento. A los pocos  minutos ya no quedaba nada de su cuerpo. A hora su cuerpo se regeneraría durante meses en algún oscuro lugar.

Kirna apretaba sus dientes con fuerza intentando que aquella barrera no se rompiera, los necromantes comenzaron a arañar con sus largas uñas, intentando romper aquello que les separaba de una deliciosa cena, no todos los días se podía comer carne humana a un viva.

Noah se subió al lomo dela dragona, con tan solo tocarla sabia lo que tendría que hacer, su mentes estaban unidas hace demasiado tiempo. La chica acaricio el pelaje dela dragona blanca y miro a sus amigos.

-No miréis atrás-Dijo Noah.

George trago saliva cargando su arma, pensando que seria la cena de aquellos monstruos. Al escucha aquello su mirada se clavo en el suelo. Solo pensaba que no tendría salvación.

Olaf comenzó a decir palabras en un viejo idioma ya olvidado, los guerreros de su pueblo antes de morir recitaban aquellas palabras.

La dragona abrió sus alas de par en par, consiguiendo que toda la luz llegara a ellas. Lanzo una fuerte luz que cegó por unos instantes a los monstruos. Kirna señalo a la nave:

-Correr maldita sea-Gritaba Kirna.

George se tropezó en su huida mientras corría con todas sus fuerzas, uno de aquello monstros le olía, estaba ciego, sus ojos sangraban pero a un le podía oler. Olaf le dio un fuerte empujón a su joven amigo y le dio un disparo al Necromante en todo el rostro. Kirna reventó a unos monstruos con su electricidad, dejando el suelo manchado de esa horrible sangre.

Henry subió a la nave y se puso a los mandos de la ametralladora, destrozando a cientos de monstruos. Pero esos seres seguían en pie y se agarraban con todas sus fuerzas al casco de la nave.

La dragona se elevo Noah miraba a su alrededor intentando ver a West, sabia que estaba en peligro. Lo tenía que encontrar. No quería que le pasara nada a su amigo.

Vio como un grupo de necromantes rodeaba a una victima, la luz cegó a West y no pudo llegar a la nave.  La dragona voló hacia donde estaba el chico.  Lanzo una fuerte llamarada quemando a los necromantes. Noah cogió del brazo a West ayudándole a subir al lomo de su amiga.

-Estas a salvo-Dijo Noah.

La nave de guerra comenzó a surcar los cielos, dejando atrás a los necrófilos. Pero ante sus ojos apareciendo e entre las nubes apareció el inferno 315. Olaf se quedo petrificado al ver esa legendaria maquina de guerra, capaz de acabar con cualquier civilización y el temor de generaciones. George trago saliva, la mítica nave de guerra de Cromwell.

Henry se puso a los mandos de la nave e intento dar confianzas a los suyos.

-Esta nave a podido con los peores monstruos el inferno caerá.

Kirna se seco la frente de sudor, seguía recordando las brechas temporales que había dejado aquel monstruo de metal.

-Sigo teniendo pesadillas con ese monstruo.

Inferno 315 era la mayor arma creada por la elite de sangre. Su potente laser destrozaba cualquier metal, su potente arma atraía hacia su fin a cualquier nave. Como polillas hacia la luz. Cromwell sentado en su confortable sillón daba órdenes a sus hombres, cientos de ordenadores trabajaban sin cesar.

-Empecemos con aquel juguete, me ha dado muchos dolores de cabeza.-Dijo Cromwell.

Lilith a su lado respiraba con tranquilidad, una dichosa nave no le importaba nada.

La dragona sobrevoló el edificio para poder coger su huevo y llevárselo lejos de allí, Noah intentaba que West permaneciera fuertemente cogido a la dragona:

-Maldita sea no puedo ver nada-Dijo West.

-Tranquilo estas con nosotras.

Con sus fuertes garras cogió su huevo y volvió a volar con fuerza. Noah vio aquel monstruo de metal  y grito con fuerza para que la dragona lo atacara.

-Acaba con el, no quiero que haga daño a mis amigos.

George se llevo la mano a la cabeza al ver los daños de la nave, no tenían preparado su cañón. Estaban condenados sin armas ante su adversario. Se puso a trabajar sin cesar en arreglarlo.

Olaf cogió dos puros, uno se lo encendió y el otro se lo dio a Henry. Ya que iban a morir que fuera a lo grande.

-Mago quiere fumar antes de morir-Dijo Olaf.

Kirna no quería saber nada de rendirse, recordaba el final de su visión, se negaba a no luchar por ella. Se acercó a George y le ayudo a soldar los cables.

Henry le dio una calada al puro y señalo algo que le sorprendió, en su ayuda llegaba Noah con la dragona:

-Maldita sea…-Dijo Henry.

Cromwell sonrió al ver como se acercaba la dragona hacia ellos, se crujió los nudillos saboreando ese corazón dela bestia.

-Preparan el cañón-Dijo Cromwell.

Lilith corrió hacia Cromwell intentando que parara el ataque, quería ser ella quien acabara con la dragona y con la joven cazadora.

-Cromwell para el ataque.

Noah grito con todas sus fuerzas, un grito de guerra de su raza. Las afiladas garras de la dragona estaban preparadas para destruir el Inferno. Una potente luz impacto contra la dragona blanca. Hiriéndola mortalmente. La bestia callo sin solución ante una muerte segura, se llevaría a West y a Noah con ella.

George callo de rodillas a ver la situación, al ver la desolada situación. Al sentir que la mujer que quería había muerto.

-Maldita seas Cromwell-Dijo George.

Lilith miro a Cromwell que ya disfrutaba de un gran triunfo, pero quería ponerle la guinda en su helado destruyendo aquella maldita nave. Ella no podía estar tranquila sabiendo que su máxima rival había muerto:

-Cromwell quiero ver el cadáver de la dragona-Dijo Lilith.

La chica salió del inferno 315, comenzó a volar viendo los destrozos que había echo la dragona en su caída. En un destrozado centro comercial hay estaba la bestia aferrándose con todas sus fuerzas a su huevo. Lilith aterrizo y preparo su arma para rematar a la dragona:

-No puedo dejar que sufras maldito animal.

-Lo aras sobre mi cadáver, eres cazadora de dragones? Lucha conmigo-Dijo Noah.

Una sonrisa se perfilo en el rostro de Lilith, su regalo estaba servido. Podría encargarse de la dragona y de la joven cazadora.

Noah estaba preparada hace tanto tiempo para enfrentarse contra ella.

La inferno preparo su nuevo ataque y la enorme luz salió de uno de sus cañones, atrayendo lentamente a la pequeña nave. Kirna al ver la situación grito a Henry que estaba en los mandos:

-Henry sácanos de aquí a toda velocidad cuando yo os saque de la luz-Dijo Kirna.

El mago eléctrico subió a la cubierta y vio como la nave era atraída por la luz. Como cientas de chispas saltaban y el final estaba próximo. Preparo sus puños, comenzó a generan una gran carga eléctrica. Con eso intentaría sacar la nave de allí.

Henry intentaba con todas sus fuerzas mover la nave mientras George intentaba resucitar las armas dela nave. Olaf respiraba con fuerza esperando que Kirna pudiera sacarlos de allí.

-Vamos viejo-Dijo Olaf.

Kirna apretó sus dientes y disparo la electricidad de su cuerpo contra el inferno. Una fuerte explosión hizo que todo retumbara. Consiguió que la nave pudiera escapar a toda velocidad, Henry le piso al acelerador y se perdió entre los edificios. Kirna bajo con dificultad por a ver gastado todas sus fuerzas. Olaf le ayudo a sentarse en una silla.

-Sabia que escaparíamos-Dijo Kirna.

Cromwell al ver aquello, al ver que una dichosa nave había escapado de su poderosa arma se volvió loco. Comenzó a gritar a sus hombres.

-Vallan tras ella y destrúyanla.

La persecución entre los rascacielos de la gran ciudad había comenzados. Los rayo dela inferno intentaron dar a la pequeña nave. Pero Henry sabia demasiado de aquella, cientas de veces había escapado de la muerte.

-Cogeros fuerte-Grito Henry.

La pequeña nave consiguió meterse entre dos pequeños edificios saliendo ilesa. Pero es alcanzada una de sus alas por los rayos de su rival. George consigue con éxito arreglar uno de los cañones.

-Bingo-Dijo George.

Olaf corrió hacia el reparado cañón y comenzó a dispara sin cesar. Parecía que los pequeños disparos no le hacían daño a la mole de metal.

-Maldita sea.

Henry traga saliva y espera que la nave continúe en pie para su último ataque. Si sus armas eran inútiles. Aria que el inferno se estrellara contra todos los edificios.

-Disparen-Dijo Cromwell.

La pequeña nave siguió atravesando los edificios intentando escapar. Uno a uno La inferno iba tragándose los edificios, destrozándola poco a poco. Henry sonrió al ver la gran presa de la ciudad y una reducida entrada por ella.

-Disparen quiero que atraigan esa polilla Hacia la luz-Dijo Cromwell.

George corrió a esconderse bajo una de las mesas a la espera que todo saltara por los aires. Kirna sonreía al ver como volvía a ver la gran luz de nuevo. Olaf le dio unas largas caladas a su puro a la espera de su muerte.

La nave se metió en la pequeña entrada. Mientras que la inferno disparaba su potente luz. Esperaba que saliera la pequeña nave y fuera destruida. Pero se hizo el silencio, Cromwell esperaba ver como salía la nave. Pero en vez de eso la presa comenzó a rajarse lentamente. Salió con fuerza el agua, llevándose la inferno para siempre. La pequeña nave pudo salir de nuevo hacia las nubes. Viendo como su rival era arrastrado por el agua.

Henry se acercó a Kirna y le sonrió:

-Este fue el futuro que vio?

-Si pero no me gusta chafar un bonito final………

Esto puede interesarte también

Deja un comentario